Urge un panteón nuevo en LCH

0
169

Juan Manuel Jiménez García.

Las Choapas Ver.

El número de muertes en este municipio es de alrededor de 300 personas, lo que ha ocasionado que los lugares para sepultar a los difuntos se encuentren saturados, ante esto surge la necesidad de destinar lugares para panteones.

Entrevistamos al empresario Ramiro Velasco Rueda, gerente general de la Funeraria Velasco, quien nos explicó los motivos y las circunstancias de tener un nuevo panteón en la zona urbana, o bien invitar a los deudos ocupar los que se encuentran en la periferia, esto para evitar que se realicen prácticas que van contra la ley, para seguir ocupando los camposantos que se encuentran sobre la calle Aviador Rovirosa.

De entrada nos declaró de manera tajante que es imposible contar con un panteón particular; “la situación económica de la ciudad no está preparada para un lugar privado, esos lugares son excelentes y brindan un servicio de primera, pero el poder adquisitivo de la mayoría de los choapenses no les alcanza y sería una pérdida económica para la persona que invirtiera en estos proyectos.

Lo que se requiere de urgencia es otro lugar que sea administrado por las autoridades municipales, que sea planificado para no caer en los mismos errores de ahora con los panteones existentes, que se haga un reglamento donde tanto los encargados del lugar como los familiares lo respeten”.

A pregunta expresa sobre ¿Qué está pasando con los panteones que están en servicio?, respondió; “Bueno, para empezar ya no hay lugares disponibles, no existen espacios para seguir enterrando ahí a los muertos, y esto ocasiona que se realicen prácticas que ponen en riesgo la salud de las personas que trabajan ahí y los alrededores y voy a explicar por qué lo estoy mencionando; al no existir espacios, las autoridades realizan exhumaciones sin respetar algunas normas de salud elementales.

Lo hacen al azar y no les importa si estos cuerpos fallecieron por enfermedades contagiosas, que permanecen en los cuerpos por varios años, además existen protocolos para realizar esta acción, lo que hemos visto es que con tal de brindar un espacio y ganarse unos pesos de más, los encargados ordenan retirar tumbas solo porque no son visitadas o se encuentran en mal estado”.

Da a conocer que en el caso de los panteones viejo y nuevo están saturados, que prácticamente ya no existen pasillos, que los visitantes caminan sobre las tumbas para ir a visitar a sus difuntos y eso para muchos es falta de respeto.

“La necesidad es primordial en cuanto a que los gobiernos deben de buscar predios donde se pueda asentar un nuevo panteón, antes que esto se convierta en un problema de salud pública como ha sucedido en otras ciudades”.

Señala que también tendremos que cambiar algunas costumbres arraigadas en cuanto a la forma de sepultar a nuestros familiares; “se necesita un reglamento donde se especifique el tamaño de las tumbas y los edificios que algunos deudos hacen, vuelvo a repetir, estas cosas son culturales, pero para que estos espacios funcionen se tiene que cambiar la mentalidad de los deudos también”.

Por último, señala que el haber tenido tantos directores en esta administración, impidió que se realizara un proyecto para mejorar las condiciones de los panteones, nadie tuvo continuidad en este puesto y como sucedió en otras áreas se dejaron de hacer cosas importantes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here