A punto de ser ejecutado, confiesa su violación y asesinato de mujer

0
501

Agencias | 2013-10-16 | 19:19

Miami— Luego de 24 años en el llamado ‘corredor de la muerte’ de la prisión de Starke en el estado de Florida, el convicto William Happ confesó antes de morir la violación y asesinato de la joven por el que fue condenado.
Pero para su desgracia, la paz no le llegó de inmediato, porque tardó 15 minutos en morir debido a que el Departamento de Correcionales de Florida estaba probando un nuevo químico en la inyección letal.
Según reportes de prensa el hombre de 51 años estuvo parpadeando y su cuerpo convulsionándose durante todo ese tiempo, después de que se le suministró el nuevo “cocktail” de drogas.
En la inyección letal, Happ recibió por primera vez la droga Midzaolam en sustitución del barbitúrico Fenobarbital tradicionalmente designado para dejar inconciente al reo.
El Fenobarbital fue prohibido por el productor que está en Europa para las ejecuciones.
La inyección letal en Florida, que en realidad es una mezcla de tres inyecciones, esta diseñada para inducir la inconciencia (la primera), parálisis (la segunda) y un paro cardiaco (la tercera).
El Centro Sobre Información de Pena de Muerte en Washington dijo el lunes que la ejecución de Happ era una especie de experimento en un ser humano y mostró su preocupación de que la nueva droga no fuera a funcionar adecuadamente y con ello se infringiera un daño cruel al reo.
Happ quien se había negado a seguir apelando tras casi un cuarto de siglo, fue condenado a la pena capital por la muerte de Angie Crowley de 21 anos en 1986.
El cádaver de Crowley , una agente de viajes, fue encontrado en un canal cerca del río Crystal, en el centro de Florida.
La joven se encontraba en un viaje de fin de semana y al detenerse para utilizar un teléfono público, el hombre rompió la ventana del coche y la secuestró.
Luego la golpeó, violó, estranguló con sus pantalones y arrojó el cuerpo al canal del río.
Una docena de familiares de Crowley presenciaron la ejecución de Happ, quien es el reo número 80 en ser ejecutado en el estado de Florida desde que la Corte Suprema de Estados Unidos reinstaló la pena de muerte en 1976.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here