Calderón niega la guerra contra el narco

0
599

Fuente SinEmbargo

138544071856

Ciudad de México.- El ex Presidente mexicano Felipe Calderón Hinojosa dijo en una entrevista con el diario paraguayo ABC que la corrupción es el mal endémico de México.

Calderón, quien tiene una demanda en la Corte Internacional de la Haya por la muerte de 90 mil mexicanos durante la guerra que desató en 2006 contra las drogas, dijo que “mi objetivo primordial no fue perseguir al narcotráfico per se. Más que una lucha al narcotráfico en sí mismo, fue una batalla por la seguridad pública que estaba comprometida y amenazada por actividades criminales de diverso tipo, entre ellas, las de criminales organizados que en su origen solo se dedicaron al tráfico de drogas”.

“Con el tiempo se pasaron a otras actividades ilícitas: secuestrar, extorsionar, establecer focos de corrupción, a tal punto de extraer toda la renta.

Estaban prácticamente secando a la sociedad… Ya no los podíamos evadir más. Se tenía que poner un alto a la criminalidad. Se estaban convirtiendo en los ‘mandamases’ de México”, expresó al periodista Hugo Ruiz Olazar.

Calderón dijo que “había pueblos y ciudades donde la policía estaba totalmente carcomida por la corrupción. Es una desgracia, pero la corrupción es un mal endémico de México. Acabó la seguridad. Con su poder sobre la policía extorsionan, secuestran empresarios, cobran cuotas a la tienda de la esquina, cobran por protección a los comerciantes, a los ganaderos.

Matan periodistas…” –Se adjudican como 80,000 muertos durante su gobierno… –le preguntó el periodista de ABC. –La violencia se debe no a la acción del gobierno, fundamentalmente, sino a la expansión territorial de esos grupos criminales. A la hora de disputarse un mismo territorio se enfrentaron en forma terrible entre ellos. Los enfrentamientos cárteles contra cárteles provocaron una ola de violencia enorme. Déjeme explicarle qué fue lo que pasó. En todo el siglo XX, estos grupos criminales se dedicaban nada más a traficar drogas a Estados Unidos. Lo hacían por ejemplo de la costa del Pacífico a Estados Unidos.

Otro cártel pasaba del golfo de Veracruz hacia Texas, y otro, de Sinaloa a Arizona, o por Tijuana. Estas líneas nunca se cruzaban (hace trazos en una servilleta). Sin embargo, algunos cárteles no se interesaron solamente en vender drogas a Estados Unidos, sino a venderlos en México, estimulados por el crecimiento económico del país.

No les interesaba solamente pasar drogas por Ciudad Juárez, sino vender droga en Ciudad Juárez. –¿Cuál es el negocio? –La distribución. La clave es el control de múltiples puntos de venta: las tiendas, bares, centros nocturnos. La clave fue el control territorial, algo que antes no les interesaba.

Para pasar una tonelada de droga a Estados Unidos en un tráiler había que pasarla rápidamente, previo soborno a alguna autoridad mexicana. Es un asunto de transporte y de logística. Vender esa misma droga en bolsitas de un gramo (en México) significa que usted tiene que vender un millón de bolsitas en esa ciudad. Y para venderla necesita controlar el territorio.

Cuando un grupo se apodera de un territorio, y otro también se quiere apoderar del territorio, es la que causa la violencia. Esto empezó antes de que yo llegara a la Presidencia, y sigue después de que yo dejara la Presidencia (en 2012). No es la acción del gobierno la que genera. Es al revés.

Se exige la presencia del Estado para restablecer el estado de derecho, después de que el crimen organizado pretendiera tomar una ciudad o un pueblo o controlar la policía… –Mataron un montón de periodistas… –Es el crimen organizado. Ya no es narcotráfico. Es un tema de renta sobre la sociedad… El ex Presidente habló de “una estrategia de tres ejes. Se combate a los criminales, pero si la policía de un estado o de una ciudad estaba en manos de ellos, yo tenía que usar la fuerza federal. Tuvimos que reconstruir las instituciones policiales. Empezamos a crear procesos de confianza que no existían. Por ejemplo, empezamos con los comandantes de los cuerpos policíacos.

El comandante tenía que pasar por un examen toxicológico. Teníamos que comprobar si un comandante no era un adicto. Teníamos que comprobar su situación socioeconómica: si sus ingresos correspondían a su patrimonio. Hay otro examen sicológico y otro examen de polígrafo”. Y luego afirmó que desde 2011 a la fecha han caído los índices de inseguridad: “Para ratificarlo como director de la fuerza se los sometía al detector de mentiras. Empezamos del más alto rango hacia abajo. Así, creamos una policía mucho más confiable. Se obligó a las policías estatales y municipales a hacer lo mismo. Desgraciadamente, algunos estados no se sometieron.

Y si se fija en las tasas, los estados que menos cumplieron son los que más problemas de criminalidad siguen teniendo. La tasa de homicidios en México llegó a un pico en abril de 2011, y desde entonces ha venido bajando considerablemente, incluso con cifras cercanas al 35%”.

–Se le cuestionó mucho a usted su implacabilidad. El ex Presidente Fox es partidario de legalizar la marihuana… –La droga puede ser legal o ilegal, pero si la policía está asociada con los criminales, usted va a seguir teniendo problemas. Yo en Naciones Unidas hice una propuesta con el presidente de Guatemala y el presidente Santos de Colombia. Propusimos que a nivel global, Naciones Unidas revise la política de drogas y se estudien todas las alternativas, incluidas alternativas de mercado.

Para mí, la polémica no es si se legaliza o no. Tiene que revisarse, tarde o temprano, pero el problema de México no es un asunto de drogas nada más. Las organizaciones criminales han adquirido tal grado de sofisticación que se están apoderando de las instituciones. ¿Usted se acuerda de esa frase de la Segunda Guerra Mundial? “Cuando los nazis comenzaron a llevarse comunistas no dije nada porque eran comunistas. Cuando comenzaron a llevarse judíos no dije nada porque eran judíos, hasta el día en que llegaron por mí y no hubo nadie que dijera nada a mi favor”.Algunos dicen: “déjenlos”, mientras se van apoderando de la ciudad e imponen su ley.

–¿Por qué tanto salvajismo con esos asesinatos masivos?

–Cuando una organización quiere apoderarse de un territorio, lo quiere hacer monopólicamente. Para intimidar a una organización rival no basta asesinar a un operador, a un vendedor de droga o a un sicario. Hay que hacerlo de manera cruel y sanguinaria para intimidar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here