Con supermanguera ordeñaban desde la refinería

0
146

Salamanca.-

Lo que por años fue un rumor, ayer finalmente se confirmó: el más grave daño y desfalco para la industria petrolera nacional tenía su origen al interior de Pemex, tal como lo exhibió el hallazgo de una manguera que estaba conectada a una de las válvulas de la Refinería Ing. Antonio M. Amor, de tres kilómetros de largo y que era utilizada para sustraer hidrocarburo de manera ilegal.

Fue el presidente Andrés Manuel López Obrador quien al compartir información sobre el combate al ‘huachicol’ en su conferencia matutina, reveló que personal de la Secretaría de la Defensa Nacional había localizado la toma clandestina, este lunes cuando realizaban una serie de inspecciones en la planta petrolera.

“Ayer (el lunes), por ejemplo, en Salamanca, en la refinería, se encontró una instalación clandestina de los tanques de gasolina hacia un depósito fuera de la refinería, con una manguera de tres kilómetros. Esto fue ya descubierto por el Ejército y así nos están ayudando todos los días”.

El mandatario informó que una de las personas investigadas por su probable vínculo con la toma es el general brigadier Eduardo León Trauwitz, exjefe de la Subdirección de Salvaguarda Estratégica de Pemex durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, quien estuvo a cargo del cuidado de los ductos de la empresa.

Este es el primer golpe contundente relacionado con la extracción de hidrocarburo desde dentro de la refinería de Salamanca, la cual fue tomada a primera hora del lunes por personal militar que inspeccionó las válvulas de llenado, y cotejó flujos, facturas, y suministro de las pipas que ingresan y salen de la planta.

Refuerzan vigilancia militar

Ayer continuó el arribo de efectivos militares que apoyarán en el resguardo de las instalaciones de RIAMA, luego de la localización de una manguera de tres kilómetros que salía de la refinería hacia una bodega –de la que no se especificó su ubicación—, con la que estaban robando combustible.

Correo recorrió las inmediaciones de la refinería y observó que en todas las puertas de acceso había elementos del Ejército que revisaban el ingreso y egreso de personal y vehículos.

Los efectivos vigilaban dentro y fuera de la petrolera, y en grupos recorrían la zona de ductos.

En el lado norte sólo se observó hierba está crecida y seca junto a la barda perimetral, pero sin vigilancia militar.

En la puerta 2 de acceso, sobre la calle Tierra Blanca de la colonia Bellavista, había un convoy de soldados que resguardaban la entrada, quienes excusaron no estar autorizados para dar información acerca de sus actividades.

Empleados de RIAMA compartieron que la presencia militar no es nueva, ya que normalmente hay efectivos vigilando en la zona, pero antes no los revisaban en los accesos como ahora lo hacen tanto a las personas como a los vehículos.

publicidad

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here