Contrato de sindicato petrolero cubre hasta cirugía plástica

0
731

carlos-romero-deschamps

Cirugías plásticas, descuentos en gasolina y gas y la posibilidad de formar empresas que ofrezcan servicios externos a Petróleos Mexicanos (Pemex), son algunos de los beneficios que tienen los miembros del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) en su Contrato Colectivo de Trabajo (CCT), cuyo líder es el senador priista Carlos Romero Deschamps.

Actualizado y firmado el 29 de julio pasado, el CCT 2013-2015 estipula que uno de sus beneficios es la provisión de servicios médicos completos para los empleados y sus familias.

En su cláusula 99, el contrato colectivo dice que la cirugía plástica, estética y/o cosmética, “comprende la cirugía reconstructiva a juicio de los servicios médicos del patrón”, sin definir en que casos aplica.

En 2004 se difundió que el entonces director de la paraestatal, Raúl Muñoz Leos, utilizó dinero de la empresa para pagar una liposucción y una cirugía para eliminar arrugas del rostro a su esposa, Hilda Ledezma Mayoral, a pesar de no ser trabajador sindicalizado.

Debido al escándalo, Muñoz Leos enfrentó una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública y renunció a la dirección general de Pemex en noviembre de ese año. En 2007 fue exonerado debido a que pagó 80,740 pesos para reembolsar la cirugía de liposucción y 61,465 pesos por la eliminación de arrugas, además de otros 9,329 pesos por diversos medicamentos.

Actualmente, en el contrato colectivo se señala que los trabajadores tienen acceso a la atención dental integral, salvo en algunos procedimientos como coronas o puentes fijos, que deben ser cubiertos por los empleados; sin embargo, la empresa les otorga un préstamo para pagarlos.

También se detalla que la paraestatal se compromete a cubrir el total del costo de los lentes que necesiten sus trabajadores; tratamiento y recuperación de alcoholismo y drogadicción, y en todas sus farmacias se otorgan medicamentos de patente.

Y PARA VIAJES… 2.8 MILLONES DE PESOS

El contrato colectivo estipula en su cláusula 251 que Pemex pagará un total de 2.8 millones de pesos mensuales para que los miembros del Comité Ejecutivo General del STPRM cubran gastos de los viajes que se realicen. En 2012, el sindicato recibió 302 millones de pesos de la paraestatal.

El contrato colectivo no establece si debe haber comprobación de esos gastos.

Además del pago que la paraestatal debe dar a la cúpula sindical, Pemex se compromete a pagar traslados, viáticos, sueldos y otros gastos de más de 1,200 comisionados sindicales cuando se realicen convenciones generales o extraordinarias convocadas por el sindicato; también les otorga un descanso y un pago extraordinario.

“Los funcionarios y comisionados de esta cláusula cuando terminada su comisión, regresen al servicio del patrón, disfrutarán de vacaciones y de una compensación extraordinaria de 45 días de salario ordinario por cada ciclo de vacaciones vencido”, establece el contrato.

TRABAJADORES PUEDEN VENDER SERVICIOS

El contrato colectivo estipula que Pemex puede contratar a empresas conformadas por sus propios trabajadores para hacerse de servicios que no puede realizar por sí misma.

En la cláusula 34 del contrato colectivo se establece que Petróleos Mexicanos puede efectuar “por contrato libre, trabajos que no pueda ejecutar por falta de capacidad en sus instalaciones o por tratarse de especialidades que no pueda realizar en las mismas, por no disponer de tecnología o porque cubra alguna patente o garantía”.

En el texto se deja claro que dichos trabajos pueden ser realizados por contratistas, sin afectar a los trabajadores de la paraestatal, quienes, de hecho, tendrán preferencia sobre los proveedores externos.

“Las empresas organizadas por los trabajadores que cuenten con la conformidad del Comité Ejecutivo General del sindicato podrán participar en los concursos, licitaciones públicas o asignación de obras, transportes o servicios con apego a las disposiciones legales vigentes, que requieran Petróleos Mexicanos o los organismos subsidiarios, y en igualdad de condiciones se les dará preferencia frente a terceros”, se estipula en el contrato.

VIVIENDA , PRÉSTAMOS Y DESCUENTOS

Con la firma del contrato colectivo, Pemex se compromete a otorgar vivienda a sus trabajadores con dos años de antigüedad en la empresa o, en su defecto, a apoyarlos financieramente para adquirir hasta dos, en todo el tiempo que dure la relación laboral.

En la cláusula 154 queda establecido que si no le es asignada una vivienda construida por Pemex, la paraestatal debe buscar créditos con instituciones bancarias, a pagar en 25 años, para que puedan comprar una casa o departamento y la empresa cubrirá la diferencia en la tasa de interés.

“Para el pago de los créditos que se otorguen a partir de la vigencia de este contrato, se fijará una tasa de interés anual sobre saldos insolutos del 2% para el primer crédito hasta su liquidación y para un segundo crédito será del 7% hasta su pago total. La tasa diferencial de los intereses entre los que cobra la institución bancaria y los que aporta el trabajador serán absorbidos por el patrón, mientras se encuentre a su servicio”, establece el texto.

En la cláusula 182 se menciona que la empresa tiene la obligación de vender a sus trabajadores y jubilados 1,000 litros de gasolina magna y seis litros de aceite lubricante automotriz con un descuento del 50% con respecto al precio que se ofrece al público en general.

En la misma cláusula se ordena reembolsar mensualmente el 100% del importe de 135 kilogramos de gas doméstico, calculados al precio de venta al público en la región donde se encuentre el trabajador.

Actualmente, entre ambas prestaciones, se estaría reembolsando a cada uno de los trabajadores en activo y jubilados 5,845 pesos por concepto de gasolina (calculando un precio de 11.69 pesos por litro) y 1,676 pesos de gas doméstico (tomando como referencia el precio al que se cotiza en el Distrito Federal de 12.42 pesos por kilo).

En su cláusula 186, el patrón, Pemex, se compromete a otorgar préstamos a sus trabajadores de hasta tres meses de salario, sin intereses, y pagaderos en un plazo de hasta 24 meses mediante el descuento vía nómina.

La paraestatal tiene la obligación también de otorgar todo lo necesario, desde infraestructura hasta uniformes y balones, para que los trabajadores realicen actividades recreativas y deportivas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here