EL LAMENTO DE LAS NACIONES VIENDO LA VENIDA DEL HIJO DEL HOMBRE.

0
292

Dr. William Soto Santiago

San Mateo, capítulo 24, versos 27 en adelante, dice:

«Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.

Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.

E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.

Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,

y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.»

A través de la Escritura encontramos que se nos ha hablado, se nos ha profetizado, la venida del Hijo del Hombre para el Día Postrero. Cuando se nos habla de la venida del Hijo del Hombre, se nos habla de la Venida del Señor para el tiempo final, y se nos dice en la Escritura que será un tiempo de grande aflicción, será un tiempo en que las potencias de los Cielos van a ser conmovidas, será un tiempo en donde habrá muchos problemas en la Tierra, terremotos, maremotos, como nos dice en San Lucas, capítulo 21, versos 25 en adelante, dice:

«Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes (o sea, tiempo de angustia entre las gentes, tiempo de lamento entre las gentes) …y en la tierra angustia de la gente, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas.»

A causa de los maremotos y de los terremotos, de los tsunamis, y así por el estilo, porque cuando ocurre un terremoto, luego le sigue un tsunami, grandes olas que cubren las costas, y muchos perecen en esos maremotos, en esos tsunamis:

«…Desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra…»

Y está hablándonos de este tiempo final, ya la ciencia ha mostrado que vienen graves problemas para la raza humana, la familia humana, en todo el planeta Tierra, por los problemas del medio ambiente y demás problemas, y problemas económicos también están viniendo sobre la humanidad.

Por lo tanto, hay lamento en las naciones. Las naciones se están lamentando ya en esta etapa en donde son solamente dolores de partos y que cada día se van agravando esos dolores; pero la parte difícil no la pasará la Iglesia Novia del Señor Jesucristo en esta Tierra, sino que estará en el Cielo con Cristo en la Cena de las Bodas del Cordero.

Pero los que queden aquí en la Tierra sufrirán esa etapa difícil que es conocida en medio del cristianismo como la gran tribulación, donde los juicios divinos caerán sobre la raza humana y en donde los problemas serán tan grandes en la Tierra que algunos desearán la muerte.

Los volcanes se van activar todos, se activarán entonces, la ceniza volcánica y la lava volcánica saldrá de esos lugares, de esos volcanes, y todo eso a la larga luego va a obrar para bien para preparar la Tierra para el Reino del Mesías; pero mientras ocurran, serán graves problemas para las diferentes naciones. Sigue diciéndonos:

«Desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.»

San Mateo también dice que serán conmovidas, lo leímos aquí el verso 29 de San Mateo 24 dice:

«E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.»

Hebreos, capítulo 12, versos 25 en adelante, dice:

«Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos.

La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.»

Vean, San Pablo también profetizó de eso que vendrá. También Hageo, capítulo 2, verso 5 en adelante, nos habla esto, de donde San Pablo lo tomó, y también de ahí fue tomado por Jesús. Hageo, capítulo 2, verso 6 en adelante dice:

«Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca (el mar y la tierra seca con los terremotos, temblores de tierra, terremotos, tsunamis, maremotos, todas estas cosas que vendrán, y los volcanes activados);

y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.»

Puede solicitar Material Impreso o Grabado Completamente Gratis llamando A:

Cel.  921 252 5066

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE DE LA MAÑANA*

Calle: Ignacio Zaragoza # 1   Colonia: 18 de marzo

Villa Cuichapa Mol. Ver.

Cel. 923 138 5767

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA VOZ DEL ÁNGEL DEL PACTO*

Calle: Campeche # 505   Colonia: México

Las Choapas, Ver.

Visite: www.carpa.com