El out más importante de mi vida: Julio Urías

0
118

A lo puro macho, el mexicano Julio Urías festejó en la misma loma el out 27, que le dio el título de la Serie Mundial a los Dodgers de Los Ángeles después de 32 años, con lo cual le salvó el juego al otro compatriota Víctor González, ganador del juego.

“Fue el out más importante de mi vida”, dijo Urías envuelto en la bandera mexicana, al final del sexto juego de la Serie Mundial, tras hacer historia al tirar el out 27 ante los Rayas de Tampa. “Sabóa que todo mundo estaba esperando eso y estoy contentísimo y agradecido con la vida por todo”.

Urías flexionó ligeramente sus rodillas para tomar un impulso que lo elevó hasta el cielo; el sinaloense lanzó el último strike con el que Dodgers puso fin a una sequía de 32 años sin ganar la Serie Mundial, fue el momento por el que había esperado toda su vida.

El mexicano habría dicho días anteriores que Dios le dio un ojo malo, pero un brazo zurdo bueno que le permitía jugar al béisbol y ahora es campeón de las Grandes Ligas.

El sinaloense de 24 años se convirtió la noche del martes en el mexicano que más veces subió a la loma con cinco y es el lanzador más joven en la historia de  la Serie Mundial en un juego decisivo desde que Steve Howe lo hiciera en 1981.

El pitcher mexicano se unió a Madison Bumgarner el cual lo consiguió en el 2014, como los únicos lanzadores con cuatro victorias y un salvamento en una postemporada.

Los 29 chocolates recetados por Urías en estos playoffs son la segunda mayor cantidad en una sola postemporada de un jugador nacido fuera de Estados Unidos, solo detrás de Orlando Hernández con 31 en el año 2000.

Julio sumó su quinta aparición en la Serie Mundial para convertirse en el mexicano con más participaciones en el Clásico de Otoño y que mejor que haberlo realizado en el juego más importante en los últimos 32 años para los Dodgers de Los Ángeles.

«El equipo de los Dodgers es muy famoso en México, uno viene creciendo con esa familiaridad que es este equipo, este color azul. Me siento contentísimo no solo por mí, sino por mis compañeros y toda la afición que la verdad lo esperaban por mucho tiempo y lo cumplimos, gracias a Dios”, sentenció.