En el 17 están a merced de los delincuentes ante la falta de recorridos policiacos

0
721
Acalapa II.-Carmen Avalos denuncio el robo de aves de corral en su domicilio.

Acalapa ll, Moloacán Ver.-

Lázaro Cruz García

La delincuencia se ha apoderado de la comunidad de Acalapa Dos o kilómetro 17 ante la nula vigilancia policiaca ya que los robos están a la orden del día.

El día sábado un sujeto se introdujo al patio de la señora Carmen Avalos para llevarse de un corral dos guajolotes que durante un año los estuvo criando y eran para la cena de navidad y fin de año con un costo superior a los mil pesos por cada ave.

La afectada en tono molesto dio a conocer que las patrullas del ayuntamiento de Moloacán no llegan a realizar recorrido y todo pareciera que no hubiera autoridad.

Los delincuentes en muchas ocasiones cortan la energía eléctrica para poder realizar sus fechorías y cada que se quedan a oscuras, alguna vivienda, tienda o alguien va hacer presa de la delincuencia.

Pese a que la ciudadanía tiene identificados a dos sujetos apodados el Mocho y el Padrino como los autores de robos a tiendas, viviendas de donde se llevan ropa de los tendedores, aves de corral, bicicletas, tanques de gas y herramientas estos cínicamente y con toda impunidad realizan sus fechorías sin que sean molestados.

La semana pasada se robaron varios metros de cable del fluido eléctrico dejando a obscura la comunidad y por supuesto sin energía eléctrica.

Pese a que han dialogado con la subagente municipal Natividad Ricárdez Martínez para que solicite que las patrullas recorran la comunidad hasta el momento no ha habido respuesta por parte de las autoridades municipales.

Hermano del alcalde es custodiado por dos patrullas

Mientras que en los recorridos que realiza el hermano del alcalde Nelson Ricárdez Chong por diferentes comunidades del municipio supervisando las obras que realiza, este es escoltado hasta por dos patrullas con al menos ocho elementos abordo, dejando prácticamente sin vigilancia todo el municipio.

Asi de esta manera mientras los elementos son utilizados para escoltas personales las comunidades están a merced de los raterillos que operan con toda impunidad ante la falta de vigilancia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here