Facebook prohibirá publicaciones que nieguen o tergiversen el Holocausto

0
135

Facebook anunció que está actualizando su política sobre discurso de odio para prohibir cualquier contenido que niegue o tergiverse el Holocausto.

«He estado dividido entre defender la libertad de expresión y el daño causado por minimizar o negar el horror del Holocausto», dijo Zuckerberg, que es judío, en una publicación de Facebook el lunes.

“Mi propio pensamiento ha evolucionado a medida que he visto datos que muestran un aumento en la violencia antisemita, tal como han evolucionado nuestras políticas generales sobre el discurso del odio”, subrayó. Y añadió: “Trazar una línea correcta entre lo que es y lo que no es un discurso aceptable no es sencillo, pero con el estado actual del mundo, creo que éste es el equilibrio correcto”.

El Congreso Judío Mundial y el Comité Judío Estadounidense elogiaron la medida.

«Durante varios años, el Congreso Judío Mundial ha abogado por que Facebook elimine el contenido de negación del Holocausto de su plataforma», dijo ese grupo en un comunicado.

En una publicación en su página, la compañía citó una encuesta reciente que indicó que casi una cuarta parte de los adultos en Estados Unidos de 18 a 39 años cree que el Holocausto era un mito, que había sido exagerado o que no estaban seguros de que hubiese ocurrido.

El pasado 11 agosto, Facebook informó que eliminó más del doble de contenidos considerados de odio entre abril y junio pasado que en el trimestre anterior.

Entre abril y junio, Facebook eliminó en todo el mundo 22,5 millones de mensajes de odio contra distintos grupos, frente a los 9,6 millones que eliminó entre enero y marzo.

Ese incremento lo explicó en virtud de la ampliación de su tecnología de automatización a los idiomas español, árabe e indonesio, así como por la mejora de las herramientas en inglés.

Además de los mensajes de odio, la firma tecnológica suprimió entre abril y junio más de 7 millones de piezas que consideró que contenían información falsa sobre la COVID-19, tales como supuestas medidas preventivas sin base médica o curas que los expertos sostienen que podrían resultar peligrosas.