Geraldineth: adiós, mamá

0
2692
El feminicidio de la joven madre golpea a Tabasco en lo más profundo: su núcleo social, y a la vez enciende las alertas
Los restos de geraldineth fueron encontrados cubiertos con bolsas de plástico.
TABASCO HOY

Al cumplirse cuatro días de la misteriosa desaparición de la joven Geraldineth Pérez Benítez, de 23 años, la mañana de ayer fue encontrada sin vida y con huellas de tortura en un predio del ejido El Habanero, del municipio de Cárdenas.

En el kilómetro 2.5 de la vía rápida a Huimanguillo, a las 11:00 horas campesinos del lugar percibieron un fuerte olor a descomposición y encontraron cubierto con dos bolsas de plástico de polietileno negro, el cuerpo de quien horas después sería identificada como Geraldineth.

De acuerdo a gente cercana a los familiares de la víctima, ésta fue encontrada con el rostro desfigurado y envuelto en cinta canela, con lesiones de navaja en el cuerpo y con un tronco de madera incrustado en el recto. Las primeras investigaciones periciales arrojan que la mujer falleció por asfixia, producto del vendaje de cinta canela que cubría su rostro.

Tras el hallazgo, los campesinos dieron aviso a las autoridades, quienes se trasladaron al lugar y acordonaron la zona.

Confirman hallazgo

En una entrevista el Procurador General de Justicia del Estado, Fernando Valenzuela Pernas daba a conocer el hallazgo.

“Se nos informó que había una bolsa de plástico allá en las inmediaciones de Nueva Zelanda, en el municipio de Cárdenas, cerca de la orilla del río Samaria. Se trata del cuerpo de una mujer”, mencionó.

Bajo un total hermetismo, el cuerpo fue trasladado hasta la Procuraduría, donde la dirección de servicios periciales realizaría las pruebas ginecológicas, proctocológicas, muestreo del jugo gástrico, ADN y la necropcia de ley que determinaría la causa de la muerte.

Versiones policiacas aseguran que la victima tenía varios días de haber sido ejecutada, y se presume que el asesinato ocurrió en un lugar diferente, toda vez que la escena del crimen se encontraba limpia.

La identifica su hermano

Geraldineth Pérez arribó custodiada por una unidad de la policía investigadora a las 12:45 horas de ayer, entrando por uno de los accesos laterales.

Thelma Benítez Bolaina y Ramón Pérez León, padres de Geraldineth aguardaban en las oficinas, pero fue a Roberto, hermano de la joven, quien acompañado del personal de los servicios periciales se trasladó hasta el Semefo, donde a las 14:20 horas identificó el cuerpo de su hermana en base a unos tatuajes en la mano derecha, ya que por los golpes en la cara era irreconocible.

Durante la espera, amigos y familiares fueron llegando a las instalaciones de la PGJ, trasladándose a la planta alta, donde se encontraban los familiares directos, quienes al confirmarles el deceso de su amiga, entraron en llanto y confusión. A las 15:23 horas, en la cuenta oficial de Twitter de la PGJ se confirmó que el cuerpo pertenecía a la joven desaparecida.

A las 18:00 horas, los padres de la víctima fueron trasladados hasta la unidad de servicios periciales para realizar la toma de las muestras de ADN. Treinta minutos después, una carroza arribó a las instalaciones, sin embargo, fue hasta las 20:30 horas cuando el cuerpo fue trasladado al Recinto Memorial para iniciar los servicios funerarios. Su velación sería a partir de la media noche.

DEL ASOMBRO AL DOLOR

Los cuatros días de incertidumbre por la desaparición de Geraldineth Pérez Benítez, culminaron con una tragedia.

LUNES 27 DE ENERO

• A las 03:30 horas aparece un niño en el balcón de una casa de la colonia Tamulté; su madre no parece.

LUNES 27 DE ENERO

• A las 03:40 horas elementos de la SSP trasladan al menor a Protección Civil y de ahí es canalizado a Locatel.

LUNES 27 DE ENERO

• A las 12:00 horas la abuela del niño acude a recogerlo a Locatel; advierte que su hija Geraldineth está desaparecida.

MARTES 28 DE ENERO

• Hallan en la carretera Villahermosa-Cárdenas las pertenencias de Geraldineth y la pañalera del bebé.

JUEVES 29 DE ENERO

• Encuentran el cuerpo de Geraldineth en el ejido el Habanero, en Cárdenas, embolsado y con el rostro desfigurado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here