Jesús prados peralta, hombre visionario…

0
17

Las Choapas De Mis Ayeres…

Por Alfredo Bandala

CON TRABAJO Y MÁS TRABAJO LOGRÓ GENERAR MUCHOS EMPLEOS E IMPULSAR LA ECONOMIA LOCAL…

“No tienes que ser un genio o un visionario, ni siquiera un graduado de la universidad para tener éxito. Sólo necesitas un sistema y un sueño”:

Michael Dell.

El día de hoy toca hacerle un reconocimiento público a través de la presente crónica a uno de los empresarios más prósperos que haya tenido nuestra ciudad y que a base de trabajo y más trabajo logró una posición social y económica sólida. Se trata de Don Jesús Prados Peralta (El chato Prados).

Después de la guerra civil española llega a nuestro país el Sr. Santos Prados Alles procedente de Santander, España quien se establece en Comalcalco y se inicia como comerciante intercambiando productos de su país como aceite de oliva, quesos, jamón y latería fina por productos locales como el cacao y café. Es en esa ciudad de la chontalpa tabasqueña donde conoce a la Srta.  Luz Peralta Pulido con quien se casa y procrean a sus hijos Enrique, Joaquín, Carlos, Leem y Jesús.

Es en Comalcalco donde nace Don Jesús Prados Peralta un viernes 11 de Junio de 1926 y que desde muy niño sus hermanos le empezarían a decir de cariño “El Chato”

Siendo muy niños, el Sr. Santos Prados decide llevarse a sus hijos a Agua Dulce, Ver. a trabajar con uno de sus hermanos quien ahí se estableció al llegar de la madre patria. Es en la ciudad hidrómila donde deciden emprender un negocio propio e inician con la venta de cervezas y refrescos.

A oídos del sr. Prados Alles llegaron comentarios de que muy cerca de Agua Dulce había una congregación llamada Las Choapas donde se estaban descubriendo infinidad de pozos petroleros y había demasiado movimiento de trabajo. Con esa visión de comerciante que les caracteriza a los españoles decide probar suerte y se lleva a su familia a Las Choapas con el mismo giro comercial, venta de refrescos y cervezas.

Años después, el sr Santos Prados decide llevarse a toda su familia de nueva cuenta a Comalcalco, pero el joven Jesús decide quedarse en Las Choapas pues veía y sentía que ahí podía crecer en todos los aspectos y ante tan difícil decisión, su padre se va con sus demás hermanos y su esposa a Tabasco.

Es en Las Choapas donde conocería a quien lo acompañaría para el resto de sus días, a la Srta Lily Domínguez Balcázar, oriunda de Huimanguillo, Tab. Se casan en nuestra ciudad y tienen la bendición de tener 5 hijos: Lilia, Luz, Enrique, María de Jesús y Maximino (+) y que serían el motivo para que a la par trabajaran arduamente y formaran esa lindia familia y el emporio empresarial que todo choapense conoció.

Don Jesús empieza a comercializar productos con empresarios de Coatzacoalcos que confiaron en su persona otorgándole créditos y producto para su venta. Empresarios como el Sr. Sabino Vega en licores; el Sr. Velasco en refrescos de sabores y los Sres. Lamoyi y Brunet apoyándolo en darle la concesión en Las Choapas de la cerveza Carta Blanca y posteriormente la cerveza Superior, siendo nuestra ciudad una de las que más venta logró a nivel nacional en esos años de inicio.

Un día, la suerte tocó a la familia Prados Domínguez pues Don Jesús Prados Peralta se había sacado la lotería nacional, cuyo monto fue suficiente para instalar la fábrica de hielos ubicada en la primera calle que nuestra ciudad tiene registrada, la Emilio Carranza lo que vino a dar un alivio a toda la sociedad de nuestra ciudad ante las inclemencias del clima que ahí prevalecen, calores arriba de 40 grados centígrados en esta época de verano.

Poco a poco fue relacionándose con personas visionarias como él y logra conocer al Sr. Gregorio Bernal Plaza, quien fue presidente municipal de Las Choapas en el trienio 1961-1964 y con quien estrecharía una amistad entrañable de muchos años, llegando a ser compadres.

La fábrica de hielos de Don Jesús Prados Peralta fue desde su apertura un negocio muy próspero ya que en esos años había familias que no contaban con refrigeradores y con las inclemencias del calor la demanda del hielo era inminente. Infinidad de clientes desfilaban día con día, desde el niño que iba por ¼ de barra hasta las camionetas de Pemex que llevaban varias barras para ponerle a los termos color plata de las cuadrillas que salían a trabajar al campo. Los triciclos de los vende raspas y aguas frescas formados para que les despacharan e ir a vender sus productos por toda la ciudad.

Como no recordar la época de semana santa en que todas las familias choapenses nos íbamos a las playas de las palmitas y Santana, así como a la laguna de la Poma Rosa y algunos balnearios y pozas cercanas a nuestra querida ciudad.  Nos saludábamos afuera de la “Casa Prados” para comprar el hielo que amablemente nos despachaba el amigo Jairo Hernández Alejandro para que “las chelas” y refrescos llegaran bien frías.

Trabajo y más trabajo fue lo que hizo que Don Jesús fuera ampliando su abanico de giros comerciales llegando a tener más de 50 empleados. Esos negocios fueron la concesión de refresco Peñafiel, venta de vinos y licores, la concesión de la cerveza Carta Blanca la cual dejó para posteriormente ser distribuidor exclusivo de la Superior, la fábrica de hielos la cual no tenía competencia, el rancho, los manantiales de los Prados y la renta del salón de bailes “terraza Prados” ubicada en el mismo predio de su casa.

Cuántas historias de romance y diversión se encierran en “la Terraza Prados” donde nuestros padres solían divertirse en los bailes que ahí se llevaron a cabo de la sonora Santanera, los Dinners, la orquesta de Leo Acosta, los Fratelos, entre otros. Y para nosotros los ochenteros, la nostalgia nos invade al recordar esas grandes noches discos organizadas por el Sr. Disco, Niñón (+) con aquellos manos a mano entre Royna de Rudy Zaragoza, Pink Phanter de la familia Avendaño, Bananas de la familia Del Valle y Xenon´s disco de nuestro querido amigo Sergio Mirón.

Momentos que quedaron en los grandes recuerdos son aquellos eventos de “Srta traje de baño” que implementó en los manantiales de los Prados nuestro querido amigo Jorge Reyes (Niñon) y que lograba concentrar cientos de jóvenes para admirar tan excelente evento. Ese lugar de sano esparcimiento era donde convivíamos los amigos de la época y que hoy, solo es eso, un grato recuerdo.

Cuando tuve la oportunidad de trabajar en Casa Pedro Domecq por más de 10 años, nos recalcaban la frase de Don Pedro Domecq González, español él, quien junto con Don Antonio Ariza Cañadilla fundaron tan prospera industria vitivinícola en México y que decía: “Entre más temprano me levanto a trabajar, la gente suele decir, que hombre con suerte es Don Pedro Domecq González al haber logrado tanto” …

Don Jesús Prados Peralta y su esposa, antes de las 5 de la mañana se levantaban.  Él se iba al rancho para estar de regreso a las 7 am y despachar las rutas las cuales había para la zona urbana y rural. Durante el día permanecía en el negocio de la calle Emilio Carranza atento a resolver situaciones que se presentaban como pedidos a proveedores, operaciones bancarias porque siempre trabajó con préstamos bancarios. Por la tarde recibía las rutas para su liquidación de las ventas realizadas y por último, en las noches, daba su rondín a las máquinas de producción de hielo para que funcionaran conforme a lo debido. Tenía también en Cuichapa y Nanchital sucursales con oficinas y rutas de distribución de cerveza y refresco. Eran más de 15 horas de trabajo diario.

Cuando una persona trabaja a ese ritmo, las probabilidades de éxito son altísimas y eso le pasó a este hombre, quien no logró terminar su primaria pero que sus hábitos de organización, planeación y administración de lo que emprendía le hizo progresar en sus negocios, siempre apoyado por su esposa quien a la par de él hacía que los negocios se mantuvieran produciendo.

 Los créditos bancarios y los créditos otorgado por la cervecería siempre lo traían con el pendiente de ser cumplido es por ello que siempre tuvo las puertas abiertas, por ser un empresario cumplido en sus pagos y a cambio de ello, las bonificaciones de la cervecera eran muy atractivas.

Don Jesús y su esposa llevaban las riendas de los negocios, ella era su apoyo incondicional. Llenaban las neveras de cerveza picando ellos dos el hielo porque se vendían en cartones frías y trabajando juntos. Las personas de todas sus confianzas lo fueron su administrador, el Sr. Acmed Ramos Sánchez y la Sra. Teresa Garduza Coutiño.

Llegó el momento en que también se dieron la oportunidad de vacacionar con su familia, de disfrutar lo que por años les costó formar, ese patrimonio que les costó desvelos, trabajo incansable y estar atados a que los negocios se estabilizaran sin poder despegarse de ellos en sus inicios.

Su pasión eran las corridas de toros y trataba de ir seguido a la ciudad de México acompañado siempre de su esposa donde se daban el gusto de asistir a esos restaurantes que solo la capital del país tenía, sin dejar de asistir a la plaza México para disfrutar de la fiesta Brava.

Cuando sus hijos crecieron y delegó responsabilidades de los negocios en ellos, se daba gustos como decirle a su chofer que lo llevara a Comalcalco a comer al mercado. Se iba a comer a Catemaco y lo llevaba también a las memelas de Soteapan. Estos gustos eran a escondidas pues el médico se las tenía prohibidas.

En casa le gustaba que hubiera comida en abundancia y quienes llegaban a visitarlo ya sabían que serían atendidos de una manera suculenta pues la Sra. Lily era una excelente cocinera y era reconocida por su gran sazón

El chato Prados, nunca olvidó que cuando él llegó a nuestra ciudad, sus inicios en el sector comercial no fueron fáciles y siempre trajo en mente el apoyo y confianza que los empresarios de Coatzacoalcos depositaron en él para poder progresar, es por ello que él implementó ese método para la zona rural.

Los apoyó económicamente y les prestaba su maquinaria cuando se la requerían, además les daba crédito en productos para abrir pequeños comercios. Esas acciones le dieron mucha popularidad y simpatía entre la gente de esa zona que había estado marginada en apoyos por las autoridades estatales y municipales.

Desde que llegó a establecerse en nuestra ciudad, Don Jesús Prados Peralta se dedicó a un trabajo arduo, a generar empleos y con ello se ganó el respeto y admiración de la clase empresarial y política, llegando a desempeñar diversos cargos como presidente de la Cruz Roja Mexicana, delegación Las Choapas; Presidente de la Cámara local de Comercio, presidente de la Asociación ganadera local. Formó parte del patronato Pro- construcción de la secundaria Gral.  “Lázaro Cárdenas del Río”

Corría el año de 1972, un año antes de que Roberto Alonso González terminara su periodo como presidente municipal de Las Choapas, cuando los diversos sectores políticos de la localidad (comercio, ganadero, logias, taxistas, transporte público , estudiantil, profesionistas)   le proponen a Don Jesús Prados apoyarlo para que se lance como candidato del PRI en busca de la candidatura para contender por la presidencia municipal para el trienio 1973- 1976.

No contaba que el líder de la sección 26 del S.T.P.R.M., Sr. Onésimo Escobar Gómez también tenía las mismas aspiraciones contando con el apoyo del sector petrolero, el cual había conducido los destinos del municipio hasta la fecha, es decir, todos los presidentes municipales que había tenido nuestro municipio habían surgido del sector petrolero.

Los promotores que apoyaron al chato Prados lo fueron la maestra Gloria Vela Bravo, el Profr. Emigdio Navarro Núñez, Heráclito Vera Escalante, Pablo Ramos Olán, Sr. Abel Segura, Lic. Ignacio Iris, Javier Rivera, Baudelio Torres, Lic. Guillermo Torres, Sr. Gilberto Solís, Profr. Natalio Pérez Hernández,  Sr. Francisco Sánchez ( El farito), Sra. Thuznelda Sánchez, Álvaro Gutiérrez Sandoval, Francisco Jiménez Alejandro, el Sr. Casango, la logia Fénix No. 57, el club de leones, Sr. Ernesto Olmos, José Ma. Sastré, Onésimo Velasco Ruiz, Alba Alicia Contreras, Don Fernando Iris, Heberto Flores, Juan José Carrillo Corro, la Sra Piña ( del hule) , Sr. Adalberto Rojano , entre otros.

Nunca antes la contienda por la candidatura del PRI para la presidencia municipal del municipio más grande del estado había estado tan complicada pues los dos candidatos tenían el apoyo de sus sectores y al hacer una evaluación el PRI y ver que existía una mayoría por parte del empresario, deciden realizar una asamblea en el cine de la sección 26 y envían al diputado por Acayucan, Ángel Leodegario Gutiérrez Castellanos como comisionado y le toman la protesta al chato Prados.

Lo más curioso es que dentro del gremio petrolero estaban los rojos, liderados por Escobar Gómez y los verdes, contrarios al líder istmeño. La planilla verde apoyó incondicionalmente al chato Prados, dentro de ellos figuraba Cándido del Valle Jacobo y Roberto Hernández Ascencio, el popular Tigre.

Como caso curioso, sentaron a los dos aspirantes del partido, Sr. Onésimo Escobar Gómez y Jesús Prados Peralta para conciliar… a uno le preguntaban si aceptaba que su contendiente fuera el candidato y quedarse con una regiduría, la respuesta era un NO rotundo, Misma pregunta le hacían al segundo candidato y su respuesta era la misma, un No rotundo.

El sector petrolero se inconformó alegando que ellos tenían mayoría y en ese momento, Las Choapas se escuchó a nivel nacional como asunto político de interés. La decisión de dejar fuera de la contienda a Don Jesús Prados Peralta y Onésimo Escobar Gómez “por el bien del partido”, fue tomada en la misma presidencia de la República vía gobernador del estado de Veracruz, Rafael Hernández Ochoa quien trajo como tercero a favor del sector petrolero en la persona de Abundio Vizcaíno Vázquez quien fungió como presidente municipal en el trienio 1973-1976.

¿Será que haya influido esas respuestas de un NO rotundo de Escobar Gómez y Prados Peralta?

Quienes apoyaban al chato Prados querían seguir en la lucha, pero por obvias razones, el chato desistió y apechugó con honorabilidad la decisión de su partido.

Para el año de 1992, contendieron para la candidatura del PRI el MVZ José Luis Jesús Iparrea (chelín) y Daniel Cárdenas Barajas y ser uno de ellos quien contendiera por la presidencia municipal por el partido oficial de ese entonces.  Por una situación inexplicable, los bajan a los dos.     

En ese entonces el gobernador del estado era Dante Delgado Rannauro y decide mandar llamar a Don Jesús Prados Peralta a sus oficinas en Xalapa y al recibirlo le dice: “Don Jesús, le vamos a dar lo que le debemos”…

Es así como Don Jesús Prados Peralta preside el primer consejo municipal que hubo en nuestra ciudad durante el trienio 1992-1994, relevando al Sr. Fernando Guzmán Esteva quien estuvo como primera autoridad de nuestro municipio en el trienio 1988-1991.

Cuantas veces no nos topamos a Don Jesús plácidamente sentado en la banca del parque Benito Juárez relajadamente descansando y fumando su puro. Esa tranquilidad que le daba tantos años de trabajo y que muy merecido lo tenía y poder disfrutar su patrimonio hecho a base de mucho sudor.

Desafortunadamente un sábado 13 de Noviembre del año 2004, a consecuencia en un enfisema pulmonar, insuficiencia respiratoria e insuficiencia renal, ese gran empresario que llegó a nuestra ciudad a trabajar y trabajar, falleció y con 4 días de diferencia, un 17 de noviembre también fallece su esposa, la Sra. Lily.

Juntos formaron una hermosa familia y también queda en el recuerdo de la sociedad choapense ese gran empresario, padre y político.

Reciba usted Don Jesús Prados Peralta ese reconocimiento por lo mucho que hizo por nuestra ciudad.

RESPETUOSAMENTE

JOSÉ ALFREDO BANDALA ALMEIDA.

Agradezco a la Sra. Lilia Prados Domínguez por la información proporcionada para la elaboración de la presente publicación.

Agradezco a mis entrañables amigos Sergio Villegas Alvarado, Miguel Ángel Balcázar, Ramiro Velasco, Óscar Romero, Julio César Solís Romero y Gilberto Hernández (Betito) por su colaboración.

A mi hermano Marco Antonio Bandala, gracias por siempre estar…

HAGÁMOS QUE MÁS CHOAPENSES CONOZCAN UNA PARTE DE LA HISTORIA DE NUESTRA CIUDAD COMPARTIENDO ESTA PUBLICACIÓN!!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here