JOSÉ CON EL ALIMENTO PARA SUS HERMANOS

0
462

Dr. William Soto Santiago.

Génesis, capítulo 42, verso 1 en adelante, dice:

“Viendo Jacob que en Egipto había alimentos, dijo a sus hijos: ¿Por qué os estáis mirando?

Y dijo: He aquí, yo he oído que hay víveres en Egipto; descended allá, y comprad de allí para nosotros, para que podamos vivir, y no muramos

Y descendieron los diez hermanos de José a comprar trigo en Egipto.

Mas Jacob no envió a Benjamín, hermano de José, con sus hermanos; porque dijo: No sea que le acontezca algún desastre.

Vinieron los hijos de Israel a comprar entre los que venían; porque había hambre en la tierra de Canaán.

Y José era el señor de la tierra, quien le vendía a todo el pueblo de la tierra; y llegaron los hermanos de José, y se inclinaron a él rostro a tierra.

Y José, cuando vio a sus hermanos, los conoció; más hizo como que no los conocía, y les habló ásperamente, y les dijo: ¿De dónde habéis venido? Ellos respondieron: De la tierra de Canaán, para comprar alimentos.

José, pues, conoció a sus hermanos; pero ellos no le conocieron.

Entonces se acordó José de los sueños que había tenido acerca de ellos, y les dijo: Espías sois; por ver lo descubierto del país habéis venido”.

Por lo tanto, la vida de José es un reflejo perfecto de la Venida del Señor, de la Venida de Cristo, de la Venida del Mesías, tanto Su Primera Venida como Su Segunda Venida.

Y aquí, vean ustedes, para poder José ser el que tendría el alimento para sus hermanos, tuvo que pasar por etapas difíciles: fue aborrecido por sus hermanos… sus hermanos no tenían sueños como él y no eran profetas.

El que recibió el ministerio de profeta (que estaba en estos profetas como Abraham, Isaac y Jacob) y la Bendición de la Primogenitura que estaba en ellos, ¿la recibiría quién? José, el hijo de Jacob; y ya tenía el ministerio en él, de profeta, y por eso podía tener esos sueños y conocer la interpretación de esos sueños, y ver por medio de esos sueños la trayectoria que tendría la vida de José, y ver que Dios estaría con él hasta llegar al trono, y ver a sus hermanos inclinados delante de él, sin sus hermanos saber que él era el Mesías, o… Sí, el Mesías, porque el Mesías es el hombre ungido. El Ungido de Dios con el Espíritu de Dios era José en ese tiempo en medio de los gentiles

Y ahora, vean ustedes, José como el hombre ungido, el Mesías para aquel tiempo, estaba en el trono, como segundo en el trono, como segundo en el reino del faraón, con el sello del faraón, llevando a cabo los negocios del faraón, los negocios del reino, y teniendo el alimento para el pueblo, para que no pereciera el pueblo (lo almacenó en esos siete años de abundancia); y cuando vino la escasez, hubo alimento en Egipto para el pueblo. ¿Y lo tenía almacenado quién? José, el cual había recibido el cambio de nombre; y teniendo ese cambio de nombre ya en él, estuvo llevando a cabo la obra de almacenar el alimento para el pueblo.

Y ahora, todo eso representa a Cristo, el cual murió, resucitó y ascendió al Cielo, y recibió un cambio de nombre; y ha estado almacenando alimento espiritual para el pueblo, tanto para el pueblo hebreo como para todo ser humano que vive en este planeta Tierra y todo ser humano que vivirá en el Reino Milenial. Habrá alimento espiritual almacenado para los que vivirán en el Reino Milenial, alimento espiritual para el alma de los seres humanos.

Y ahora, José fue vendido porque sus hermanos le odiaron porque era profeta; y así también Cristo fue odiado por Sus hermanos los hebreos y por los líderes religiosos (en su mayoría) allá en medio del pueblo hebreo; y fue vendido por treinta piezas de plata, como José fue vendido también por piezas de plata, porque sus hermanos le odiaron.

*Y ahora, para el Día Postrero el pueblo hebreo sentirá esa hambre espiritual, la cual ya está sintiendo: está sintiendo el hambre espiritual por la Venida del Mesías; y ellos están buscando y esperando la Venida del Mesías. Y miren, en sus revistas podemos ver que publican: “Preparándonos” o “Preparémonos para la llegada del Mashíaj” (del Mesías, que es “Mashíaj”), o sea, el Mesías para Israel, que es el Rey de Israel, que se sentará en el Trono de David.

Y se está preparando el pueblo hebreo en la actualidad, muchos grupos religiosos están preparándose para la Venida del Mesías, y anuncian que se están preparando y también anuncian: “Bienvenido el Mesías”. En pancartas y cruzacalles y cosas así, en algunas temporadas en Israel, se encuentran estas exclamaciones del pueblo hebreo por la llegada del Mesías.

Y ahora, esto es porque ya están sintiendo el hambre espiritual de la Palabra de Dios revelada para el tiempo final que les dé a conocer la Venida del Mesías; porque ellos están esperando la Venida del Mesías, y no saben que lo despreciaron, lo rechazaron dos mil años atrás.

*Y ahora no es hambre física ni sed física, sino hambre y sed espiritual, de oír la Palabra de Dios, la Voz de Dios, que es el alimento espiritual para el alma del ser humano; porque “no solamente de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios”, de la boca de Jehová, o sea, del profeta mensajero de Dios para el tiempo en que se requiere ese alimento espiritual, para la edad y dispensación en que la persona esté viviendo.

¿Dónde encontrarán esa Palabra que alimenta el alma, ese alimento espiritual? En la boca del profeta mensajero de esa edad y de esa dispensación.

Y ahora no es hambre física ni sed física, sino hambre y sed espiritual, de oír la Palabra de Dios, la Voz de Dios, que es el alimento espiritual para el alma del ser humano; porque “no solamente de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios”, de la boca de Jehová, o sea, del profeta mensajero de Dios para el tiempo en que se requiere ese alimento espiritual, para la edad y dispensación en que la persona esté viviendo.

¿Dónde encontrarán esa Palabra que alimenta el alma, ese alimento espiritual? En la boca del profeta mensajero de esa edad y de esa dispensación.

Puede solicitar Material Impreso o Grabado Completamente Gratis llamando A:

Cel.  921 252 5066

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE DE LA MAÑANA*

Calle: Ignacio Zaragoza # 1   Colonia: 18 de marzo

Villa Cuichapa Mol. Ver.

Cel. 923 138 5767

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA VOZ DEL ÁNGEL DEL PACTO*

Calle: Campeche # 505   Colonia: México

Las Choapas, Ver.

Visite: www.carpa.com