La lluvia tardía de la enseñanza que desciende del cielo

0
985

Dr. William Soto Santiago

Deuteronomio, capítulo 32, verso 1 al 3: “Escuchad, cielos, y hablaré; Y oiga la tierra los dichos de mi boca. Goteará como la lluvia mi enseñanza; Destilará como el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba; Porque el nombre de Jehová proclamaré. Engrandeced a nuestro Dios”.

Aquí nos habla Dios que Su razonamiento y Su enseñanza, vean, Su enseñanza “goteará como la lluvia”, y “destilará como el rocío mi razonamiento”, dice Dios.

Ahora, vean ustedes el por qué cuando Dios habla de la lluvia tardía y de la lluvia temprana, es la Lluvia de la enseñanza: la Lluvia Temprana, la Lluvia de la enseñanza de la Primera Venida de Cristo, bajo la predicación del Evangelio de la Gracia; y la Lluvia Tardía, la Lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo.

Vean, en Oseas, capítulo 6, verso 1 al 3, ¿está hablando de qué? De la Venida de Cristo al pueblo hebreo, y eso es la Segunda Venida de Cristo. Dice:

“Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará.

Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él.

Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra”.

Vean cómo viene la Segunda Venida de Cristo para el pueblo hebreo: viene como la lluvia tardía (esa es la Lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo) y la lluvia temprana (la enseñanza de la Primera Venida de Cristo).

Porque ellos primeramente reconocerán la Segunda Venida de Cristo y después conocerán lo que ha sido la Primera Venida de Cristo; por lo tanto, conocerán el Evangelio del Reino y también obtendrán el conocimiento de lo que es el Evangelio de la Gracia, que gira alrededor de la Primera Venida de Cristo. O sea que Su Venida es como la lluvia tardía y temprana. Dice:

“… y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra”.

Ustedes podrán ver a través de la historia del cristianismo y del judaísmo (bajo la Ley: el judaísmo: y el cristianismo bajo la Dispensación de la Gracia y bajo el Evangelio de la Gracia), que con el Mensaje de la enseñanza del Evangelio de la Gracia han tratado de convertir el pueblo hebreo y no han podido.

San Pablo dice que será cuando haya entrado la plenitud de los gentiles1, o sea, cuando haya entrado hasta el último de los escogidos del Cuerpo Místico de Cristo; y entonces los muertos en Cristo pues resucitarán primero y nosotros los que vivimos seremos transformados; porque Cristo deja Su Trono de Intercesión en el Cielo y reclama lo que Él ha redimido con Su Sangre preciosa, y resucita a los muertos en Cristo y a nosotros los que vivimos nos transformará, “y luego todo Israel será salvo”.

Antes de irnos estaremos aquí de 30 a 40 días en el nuevo cuerpo; y para ese tiempo el pueblo hebreo verá lo que ellos están esperando, pero lo verá entre los gentiles; como ellos vieron a su hermano José: entre los gentiles, como rey, como príncipe y gobernante de Egipto.

Y eso sucederá antes de comenzar la gran tribulación y antes de irnos nosotros a la Cena de las Bodas del Cordero; y de ahí en adelante continuará todo el Programa que Dios tiene para el pueblo hebreo.

Pero ellos, vean ustedes, no han recibido —el pueblo hebreo como nación— a nadie con la predicación del Evangelio de la Gracia. ¿Por qué? Porque esa es la lluvia temprana, y aquí dice (y es una profecía):

“… y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana…”.

Han ido al pueblo hebreo con la Lluvia Temprana, pero la promesa es que irá con la Lluvia Tardía y Temprana; o sea, con la revelación de la Segunda Venida de Cristo y también dando a conocer la revelación de la Primera Venida de Cristo.

Y ahora, la Lluvia de la enseñanza de la Palabra de Dios para la Dispensación del Reino, hemos visto que es el Mensaje del Evangelio del Reino.

Y ahora miren cómo el profeta Jeremías nos habla también de la lluvia; en el capítulo 3, verso 3, dice:

“Por esta causa las aguas han sido detenidas, y faltó la lluvia tardía; y has tenido frente (y sigue enumerando ahí) …”.

Esto es para Israel, el pueblo hebreo. ¿Le ha faltado qué? La Lluvia Tardía; pero en este tiempo final la va a recibir.

Y ahora, en el capítulo 5, verso 24, vamos a ver lo que dice allí:

“Y no dijeron en su corazón: Temamos ahora a Jehová Dios nuestro, que da lluvia temprana y tardía en su tiempo, y nos guarda los tiempos establecidos de la siega”.

Y en Ezequiel, capítulo 34, verso 26, dice:

“Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán”.

Y la Lluvia Tardía es lluvia de bendición para la Iglesia gentil y luego para el pueblo hebreo; así como la Lluvia Temprana de la Primera Venida de Cristo ha sido una lluvia de enseñanza, de bendición, para todos los hijos e hijas de Dios de entre los gentiles, así también es de bendición la Lluvia Tardía de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo.

Ahora, no sé si ustedes han notado que Elías en su tiempo ordenó que no lloviera sobre la Tierra, y él dijo “No habrá lluvia ni aun rocío, sobre la Tierra, sino por mi palabra”.

Y ahora podemos ver que, sobre la Tierra, la Lluvia de la enseñanza de las diferentes etapas o edades de la Iglesia gentil, de las siete edades, ya cesó; como había cesado también el maná cuando ya Josué está con el pueblo y comienzan a comer del alimento de los árboles, de los frutos de los árboles ya de la tierra prometida.

Y ahora la Lluvia se ha detenido para las siete edades de la Iglesia gentil, y ahora no habrá Lluvia sino por la Palabra del quinto Elías: lluvias de la enseñanza del Evangelio del Reino, la Lluvia Tardía; y eso es para la Edad de la Piedra Angular y Dispensación del Reino. Ahí es donde está la lluvia de bendición para todos los hijos e hijas de Dios.

Por eso Él dice: “Sube acá”. No, la Lluvia no va a ir allá, sino: “Sube acá”. ¿La Lluvia de la enseñanza estará dónde? En la Edad de la Piedra Angular, la edad de la Lluvia de la enseñanza de la Palabra. Y esa es la Lluvia que va también a nuestros niños, esa Lluvia de la enseñanza; lluvia de bendición para los adultos, para los jóvenes y también para los niños, los cuales necesitan también la Lluvia.

Puede solicitar Material Impreso o Grabado Completamente Gratis llamando A:

Cel.  921 252 5066

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE DE LA MAÑANA*

Calle: Ignacio Zaragoza # 1   Colonia: 18 de marzo

Villa Cuichapa Mol. Ver.

Cel. 923 138 5767

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA VOZ DEL ÁNGEL DEL PACTO*

Calle: Campeche # 505   Colonia: México

Las Choapas, Ver.

Visite: www.carpa.com