Las Choapoliticas

0
782

Por Juan Manuel Jiménez García.

UPAV.

Recuerdo hace algunos años, para ser exactos 9 cuando se dio la noticia que un plantel de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) iba e empezar con clases en este municipio, la noticia pasó desapercibida para la mayoría y muchos pensaban que era otro plantel como muchos que habían estado antes en la ciudad, y que por cierto en su mayoría particulares y que no garantizaban la validez de los estudios.

Sus inicios en los servicios educativos a nivel superior se dieron como Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), después de la descentralización de la educación operaron como Instituto Veracruzano para la Educación de los Adultos (IVEA) y actualmente como ya todos los conocemos y que se ha vuelto un símbolo de la comunidad UPAV.

Recuerdo bien las dos carreras que las que empezaron; Licenciatura en Educación de adultos y Licenciatura en Gestión y Administración Municipal, como todo inicio con muchas dificultades, pero sin lugar a dudas la etapa más crítica fue cuando a través de los medios de comunicación y con voceros identificados se trató de desacreditar la labor educativa de la UPAV, se dijo que los estudios no tenían reconocimiento oficial, que era una escuela patito, que solo era una sacadera de dinero y pérdida de tiempo, algunos alumnos que ya se encontraban dentro de la institución creyeron estas mentiras y abandonaron sus estudios.

Pero gracias al trabajo y honestidad de quienes han manejado las riendas de la UPAV, hoy podemos decir que es una institución educativa que ha cambiado la vida a cientos de personas no solo de este municipio sino también de estados vecinos, se ha consolidado en una opción viable para todos aquellos estudiantes que deseen seguir estudiando.

Conocemos historias de personas que se han graduado en la UPAV, historias de esfuerzo, lucha, sacrificio, de ganas pero que han aceptado que no hubieses sido posible sin una institución como esta.

Comentario aparte merece la honestidad con la que sean conducidos los encargados del trabajo administrativo y en especial al Lic. Carlos Ambrocio Aguilar, profesional en toda la extensión de la palabra y que en mi particular punto de vista nació para dirigir a la UPAV, ya que ha logrado formar un equipo donde todos jalan hacia una misma dirección y eso en estos tiempos es difícil de lograrlo.

Da gusto como los alumnos hablan bien de su director, que se ha integrado a ellos y ha podido comprender las necesidades y dificultades de cada estudiante, ha hecho suyo el vivir cada situación de cada uno de ellos y eso ha valido para la consolidación de la UPAV

Hoy la UPAV representa la oportunidad de concluir tus estudios, de poder superarte, de lograr un mejor bienestar para la familia con una formula sencilla, que es brindar oportunidades bajo un modelo educativo al alcance de todos.

Hoy más que nunca la UPAV es “popular” ya que se debe al pueblo, a la comunidad, a la gente de lucha que todos los días sale a trabajar, para los soñadores, los emprendedores y basta echar una mirada a todos sus graduados para darnos cuenta como ha impactado en la sociedad.

Solo me queda felicitarlos en gran manera, decirles que sigan adelante, que despierten las ganas de estudiar para todas aquellas personas que por diversas circunstancias dejaron sus estudios, que sean muchos años más llevando educación de calidad, pero sobre todo que sigan siendo una universidad para el pueblo. “FELIZ 9º ANIVERSARIO”.

ENOJADOS Y SORPRENDIDOS.

Enojados y sorprendidos nos encontramos los ciudadanos de Las Choapas, enojados porque todavía no sabemos cuáles fueron las razones por la cual las autoridades soltaron a los dos presuntos sicarios que fueron plenamente identificados por los heridos que dejaron en su paso de terror y miedo en este municipio. Según nos cuentan que no hubo señalamiento directo en contra de estos dos tipos y que el arma que encontraron no la tenían en su poder, y por faltas de pruebas y elementos están “LIBRES”.

Hágame usted el favor querido lector, solo falto que las victimas le pidieron perdón y las molestias ocasionadas por su traslado a la ciudad de Coatzacoalcos, no se vale porque aquí el único afectado es el ciudadano que no tienen nada que ver con estos actos de violencia que se dan todos los días en las calles de nuestra ciudad.

Nos encontramos sorprendidos porque amanecemos con la noticia que de nueva cuenta estos delincuentes estarán otra vez en la ciudad, cometiendo delitos porque la autoridad no fue capaz de realizar una investigación que permitiera dejar a estos pelafustanes un buen tiempo tras las rejas, que a pesar de todos los indicios y testigos un juez no fue lo suficientemente valiente para dictaminar su culpabilidad.

Ante estos hechos la población ya se hizo sentir en las redes sociales a través de una publicación que circula donde advierte que ellos mismos tomaran la justicia en sus manos, es decir que cualquier delincuente que sea atrapado será linchado y luego entregado a las autoridades.

Desde luego que esto es a raíz que la gente ya no tienen confianza en los órganos que se encargan de impartir justicia en el estado, están cansados de tantas injusticias y por eso de esta decisión que puede ser un arma de doble filo y que puede traer consecuencias desagradables para todos.

Pero no es para menos ya que las autoridades no han procurado abatir los altos índices de delitos que se cometen en la ciudad y área rural, porque hasta el sol de hoy no hay un solo detenido por los muchos robos que sean cometidos en contra del comercio local, ya ni hablar de las ejecuciones que se dieron en este inicio de año.

No es lo más recomendable tomar la justicia de manera colectiva y por propia mano, para eso están las instituciones pero es comprensible que por el hartazgo ciudadano ya no queda otra opción, y no sería un caso aislado porque en estados vecinos como Tabasco Y Chiapas se está observando este fenómeno de manera frecuente.

Tampoco queremos un pueblo sin ley donde cualquier hijo de vecino quiera linchar a su semejante solo por verlo de mala manera o porque le cae mal, lo ideal sería que las autoridades tomaran con seriedad su rol y se aplicará la justicia sin excepción pero hasta el momento eso parece un sueño guajiro.

Estamos enojados pero creo que es hora de hacer un llamado a la calma y a la cordura y exigir con acciones pacificas que los autoridades realicen su trabajo, todavía quedan cosas buenas que rescatar de nuestra tierra y que dos pillos que contaron con la complicidad de los jueces no eche a perder lo que se ha logrado como sociedad.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here