Los audífonos de “botón” dañan la audición

0
859

Por Andrea Pinto

Periodista

Los auriculares son parte del vestuario de la juventud y adultos, sin darse cuenta del daño que pueden causar a sus oídos al quedar atrapado el sonido en el canal auditivo.

Los audífonos son utilizados normalmente para escuchar el walkman, el teléfono celular, el CD player, el reproductor digital de audio, (mp3 y mp4 player), y la computadora. Existe una diversidad de modelos que se han incorporado al mercado, y cada vez reproducen un sonido más fiel del sonido y proporcionan un mayor confort al usuario. Algunos son autónomos, ya que incorporan un receptor de radio; otros, inalámbricos, por ejemplo, el análogo FM, Bluetooth, Wi-Fi o infrarrojos para recibir señales de una unidad base.

Investigadores estadounidenses han constatado un aumento del riesgo de sufrir pérdidas auditivas asociadas al uso de audífonos en la población, en general. “Escuchar música con audífonos de botón es muy perjudicial, debido a que el espacio que queda entre el casco y el conducto auditivo no deja salir el sonido, por lo que éste rebota causando daños más intensos en el órgano,” afirmó Jorge Guzmán, otorrinolaringólogo.

A su vez, el profesional insiste en que es necesario hablar con los jóvenes sobre esto, porque ellos no perciben el problema. Sin embargo, los audífonos intrauriculares, conocidos como de botón, son aquellos que por ergonomía utilizan más en El Salvador. “Ahora todos los celulares traen audífonos para realizar llamadas con manos libres. Los audífonos que traen los reproductores o los celulares ya no son de los grandes, ahora son más pequeños, porque de esa manera son más discretos cuando se usan en la calle,” aseguró Yanira Marroquín, jefa de venta de la Agencia de Telefónica, en Santa Ana.

La Organización Mundial de la Salud dice que la pérdida de audición provocada por el ruido es una de las enfermedades irreversibles más frecuentes y problemáticas de hoy en día. La tercera parte de los casos de pérdida de audición se producen por este efecto. Un sonido de 100 decibeles puede causar deterioro auditivo, ya que el umbral del daño de la audición durante su escuche extendido es 80, y el umbral del dolor o de la pérdida de oído inmediata es 130.

Aunque el modelo de botón puede tener una ventaja ergonómica sobre el microteléfono tradicional en escritorios de oficina, ya que estos ahorran el espacio y muchos nuevos modelos son inalámbricos, como los utilizados por las agencias de call center, pueden ser más dañinos que los mismos que utilizan los dj’s en las discotecas.

La exposición al ruido causa interferencias en la comunicación, estrés, alteraciones en el sueño e incluso infartos de miocardio. Para Diana Peña, operario de Dell, el uso de los audífonos todos los días le produce dolor en las orejas. “Cuando salgo del trabajo no me gusta escuchar música o nada por el estilo, mucho menos ocupar audífonos para oírla”, contó la empleada.

El efecto de la sordera no aparece en el instante, sino años más tarde. “Creo que lo que la gente está haciendo ahora no necesariamente va a aparecer como un problema hasta dentro de algunos años, puede que transcurran diez años antes de que veamos a estos jóvenes acudir a nuestros consultorios con problemas auditivos”, señaló el Dr. Guzmán.

A medida que sale la nueva tecnología, las cosas son más pequeñas y la misma influencia de la moda y del ruido exterior conlleva a aumentar el volumen de la música y, al mismo tiempo, sube el peligro: perder la audición.

El problema es tan grave que ha llevado a muchos gobiernos a tomar medidas preventivas, como la prohibición de equipos que reproduzcan un volumen muy alto o el uso de audífonos, mientras se conduce en un vehículo. En El salvador no existe un reglamento escrito que restrinja el uso de audífonos al manejar o se pasea en bicicleta, aunque las autoridades de tránsito iniciaron este año la colocación de esquelas a todos aquellos transportistas que hablaban por teléfonos celulares al conducir.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here