Mane de la Parra, tras fracasar en futbol, intentaba sobresalir en la música nacional.

0
864

Mane de la Parra recuerda su paso por el equipo de primera división; el viernes ofrece concierto en el Metropólitan

Miércoles 17 de abril de 2013César Huerta | El Universal

Hace unos años, una revista mexicana sensacionalista publicó que Mane de la Parra, tras fracasar en futbol, intentaba sobresalir en la música nacional.

En ese momento, el cantautor se molestó, pues había jugado de portero en las fuerzas inferiores de Pumas, su equipo favorito, pero había optado por las notas y acordes, al sentirse cómoda con ellas.

“Jugué hasta los 19 años, fue una manera en que me aceptaron para estudiar en Estados Unidos; decían que intenté jugar futbol, bueno, eso creen”, dice entre risas.

El viernes, Mane pisará el escenario del Teatro Metropólitan para demostrar que tomó la decisión correcta, tomando en cuenta que en el futbol y en la posición que jugaba, es complicado hacer carrera.

“El que estaba abajo era Odín Patiño (ya en el primer equipo) que profesionalmente lleva atrás muchos años, el portero es posición única, sólo juega uno, y es difícil que te dan la confianza para debutar.

“Comencé a estudiar música a los 19 años, anteriomente tocaba guitarra, pero jamás pensé dedicarme a eso, ahora nunca he pensado en retirarme de la música, porque es mi vida y pasión”, explica.

Para la gran noche tendrá como invitados, entre otros, a gente como Margarita, La diosa de la cumbia, con la que inteerpretará “Niña de mi corazón” y otros temas.

Miedo a la fama

Cantante independiente, Mane tiene una pesadilla recurrente como varios colegas suyos: que un día, la gente deje de apoyarlo y deje de existir.

“Yo no tengo el sueño de que un día se me olvide la letra, porque en la vida real, ya me ha pasado y hay que resolverlo”, dice entre risas

“Sería poco honesto decir que no se busca reconocimeto, pero eso es en todos lados; pero es distinta la fama al reconocimiento: la fama es cuánto te conoce la gente por algo como vida personal y no deseo tener eso, la fama te aleja a la gente que está cerca y te acerca, en mentiras, a la que está lejos”, considera.

Para controlar las críticas que recibe, donde se meten con su vida personal (fue novio de Maité Perroni), ha optado por tomarlas de quien viene y no engancharse con chismes. Y buscar acercarse al público, porque finalmente de él viene.

“A veces vas corriendo en el aeropuerto para tomar el avión y se te cruzan tres personas para tomarse una foto, entonces debes ver entre perder el vuelo o decir con el dolor del corazón, que nos la tomemos todos juntos o a ver cómo.

“Cuando estoy de mal humor, mejor no salgo de casa a exponerme o hacerle la grosería a alguien”, expresa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here