MÁS LES VALE

0
843

Está en juego mucho más que lo deportivo ante el ‘odiado’ Estados Unidos.

Cada vez que se enfrentan las selecciones de México y Estados Unidos se dice que está en juego el orgullo y el reconocimiento como el ‘Gigante de la Concacaf’; sin embargo, el partido del sábado 10 de octubre en el que ambos combinados buscarán el boleto a la Copa Confederaciones 2017 habrá otros intereses en la mesa.

Más allá del aspecto deportivo, si la Selección Nacional no acude a la Confederaciones las arcas de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) se verán afectadas.

De entrada, los representativos que acuden a la Copa Confederaciones 2017 se llevan 1.7 millones de dólares sólo por acudir, una cifra que si bien no es alta comparada con las que se manejan en el futbol, tampoco se puede menospreciar.

De la misma manera en el aspecto económico, perderse el torneo organizado por la FIFA le acarrearía a la FMF la molestia de sus principales patrocinadores entre ellos Adidas. La firma de ropa deportiva alemana invierte en el Tricolor 80 millones de dólares al año; Coca-Cola es otro de los ‘peces gordos’ del Tri, pues la refresquera gasta en el equipo mexicano unos 40.5 millones de billetes verdes, y P&G, que le representa a la FMF 18 millones de dólares al año y sin duda no tenerlos contentos pondría en riesgo el patrocinio de estas firmas.

En el aspecto deportivo también habría repercusiones si el boleto para la Confederaciones Rusia 2017 lo ganan los de las barras y las estrellas, ya que México se perdería la posibilidad de prepararse con selecciones ‘A’ de cara al Mundial del 2018 y tendría que conformase con rivales de medio pelo y partidos ‘moleros’, como lo que suele tener en Estados Unidos y que tantas críticas le generan, pues la única ganancia es económica, pero no deportiva. Por el contrario, participar en la Copa Confederaciones 2017, significaría enfrentarse a la élite de los combinados internacionales de cara a la Copa del Mundo.

Finalmente, si el sábado el Tri derrota a Estados Unidos en esta ‘Final’ de la Concacaf, calmaría un poco las turbulentas aguas y disminuiría la molestia por la polémica y deslucida forma en que ganó la última Copa Oro, más quedarse sin el boleto al torneo aumentaría la inconformidad del público y generaría una fuerte presión sobre Juan Carlos Osorio, quien tomará al equipo mexicano para las Eliminatorias Mundialistas y que ha generado mucha controversia desde que se supo que él era el nuevo timonel nacional.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here