Nicaragua inicia oficialmente su proceso de salida de la OEA

0
107

Siguiendo las instrucciones del presidente Daniel Ortega, el ministro de Relaciones Exteriores presentó al secretario de la OEA, Luis Almagro, una denuncia por “intromisión” en los asuntos internos y el consiguiente deseo del país de “abandonar la entidad”.

MADRID .- El ministro de Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, anunció este viernes que el país inició de forma oficial el proceso de salida de la Organización de Estados Americanos (OEA) ante lo que el gobierno considera “continuas muestras de injerencia” en los asuntos internos del país.

El jefe de la diplomacia nicaragüense confirmó que, siguiendo las instrucciones del presidente Daniel Ortega, presentó al secretario de la OEA, Luis Almagro, una denuncia por “intromisión” en los asuntos internos y el consiguiente deseo del país de “abandonar la entidad”.

“Nicaragua defiende la independencia, soberanía y autodeterminación del pueblo, en respeto a su ordenamiento jurídico interno y los dictámenes mundiales”, señaló Moncada, e indicó: “frente a las acciones violatorias de la OEA y Estados Unidos, manifestamos nuestra renuncia a esa organización, instrumentalizada bajo intereses del país norteño”.

Tras precisar que la decisión fue tomada después de que la Asamblea Nacional denunció la Carta de la OEA, manifestó: el “pueblo y gobierno de Nicaragua renuncian a formar parte de esta organización cautiva de Washington”.

La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, expresó que están “contentos y orgullosos”, que se trata de un “día de orgullo nacional”, porque han “defendido la soberanía” del país. “Nicaragua victoriosa, digna, soberana”, insistido Murillo en declaraciones difundidas por Canal 4.

“Cada acción se realiza desde el bien común”, aseveró la esposa de Ortega. Añadió: “Hoy hemos dado una nueva muestra de nuestra condición de patria soberana”, una soberanía que “no se discute, se defiende”, y calificó a la OEA de “inaceptable”, ya que “administra lo que Estados Unidos considera sus colonias”. “No podemos pertenecer a un organismo que nos ve como colonia”, insistió.

La OEA “no nos representa en nada”, ya que “obligan a los pueblos y a los países a renunciar a su soberanía”, recalcó la vicepresidenta.

Ayer, el Tribunal Supremo de Justicia de Nicaragua pidió a Ortega que iniciara el proceso de retirada de la OEA mediante la denuncia de la Carta del organismo, sumándose así a la petición del Parlamento.

Previamente, la Asamblea Nacional resaltó el artículo 143 de la Carta Democrática, en la que se estipula que ésta “podrá ser denunciada por cualquiera de los Estados miembros, mediante comunicación escrita a la Secretaría General, la cual comunicará en cada caso a los demás las notificaciones de denuncia que reciba”.

“Transcurridos dos años a partir de la fecha en la que la Secretaría General reciba una notificación de denuncia, la presente carta cesará en sus efectos respecto del Estado denunciante”, recoge el documento.

Después de los comicios celebrados el pasado domingo 7, entre acusaciones de fraude y críticas por la represión del gobierno a la oposición y críticos, la OEA aprobó una resolución en la que declaraba “ilegítimas” las elecciones, llamando a una “evaluación colectiva inmediata” con el fin de “tomar las acciones apropiadas” respecto a Nicaragua.

Según la resolución, las elecciones presidenciales del domingo en Nicaragua “no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”. El documento afirma, además, que las autoridades de Nicaragua han ignorado todas las recomendaciones de la organización.