Niegan apoyo económico a niño enfermo en Agua Dulce

0
197

Agua Dulce, Ver.-

A sus seis años, Jesús Antonio en lugar de jugar  y hacer travesuras como cualquier pequeño de su edad, día a día recorre junto con su abuela las dependencias públicas en busca de ayuda económica o apoyo para sus medicamentos.

A su corta edad, Jesús Antonio quien vive en la colonia El Muelle, lucha día a día por mantener su salud, desde que nació tuvo que convertirse en un gran guerrero y enfrentar las adversidades económicas y físicas.

El pequeño permanece la mayor parte del tiempo en una silla de ruedas, padece de hidrocefalia congénita, por lo cual tiene una válvula en la cabeza, aunque su estado de salud se ha complicado.

Desde el primer trimestre del año padece de intensos dolores de cabeza que pese a los medicamentos que toma no se controlan.

Su abuela Janeth Orocio señala que su situación económica es complicada y los medicamentos costosos que tienen un costo entre 200 y 800 pesos y sólo le duran 15 días.

Menciona que son muchos estudios los que se tienen que hacer al pequeño Jesús y día a día recorren dependencias y piden apoyo para los gastos médicos y medicamentos.

Señaló que hace unos meses fue apoyada por el gobernador del estado para trasladar al pequeño a un hospital en Xalapa en dónde le realizaron estudios.

Sin embargo, su viacrucis no termina y la salud de Jesús se complica más, aunque lamentablemente señala a veces les cierran las puertas dónde va a pedir ayuda.

Ejemplo de ello dijo acudió a la presidencia municipal de Agua Dulce para pedir el apoyo para los medicamentos en donde fue atendida por la secretaría particular del alcalde quien luego de varios minutos de hacerla esperar solo le informó no contaban con recursos.

Por lo cual recorre las diversas oficinas municipales el busca de apoyo económico que ayude a mitigar en lo que se pueda el dolor que padece el pequeños Jesús que lucha día a día por su vida.

No cuenta con servicio médico, ni con mis recursos económicos, sin embargo, sus familiares hacen un gran esfuerzo y tocan puertas con la esperanza de que Jesús pueda mejorar su estado de salud y tenga una mejor calidad de vida.