NO VENDAN EL VOTO!

0
642

Los once obispos de Veracruz llamaron a la sociedad a no vender su voto en las elecciones locales del 7 de julio y a las autoridades, candidatos y partidos a fortalecer el sistema democrático y a ejercer de mejor manera el poder.

“La sociedad ve-racruzana merece vivir una democracia más auténtica y participativa. Anhela tener autoridades que garanticen el respeto irrestricto a los derechos humanos y tengan como prioridad el ejercicio de la justicia social”, expresaron.

Los obispos de Veracruz, Jalapa, Coatzacoalcos, Papantla, San Andrés Tuxtla, Córdoba, Orizaba y Tuxpan (incluidos los Obispos Eméritos), aseguraron que se esperan autoridades que hagan valer el estado de derecho y que se conduzcan siempre en la justicia, superando cualquier intento de corrupción.

“Autoridades que sometan la delincuencia dentro de los cauces de la legalidad; políticos que se respeten a sí mismos y ganen la autoridad moral ante el pueblo, no sólo por haber salido vencedores en el escrutinio final de los votos, sino por ejercer sus funciones buscando primero y, ante todo, el bien común”, manifestaron.

Los obispos pidieron a los fieles católicos y a la sociedad en su conjunto sumarse con madurez a este proceso democrático, luchar contra las graves consecuencias del abstencionismo, y favorecer una copiosa participación en un clima de respeto, responsabilidad y paz social.

“Una verdadera vida democrática no solamente se construye en tiempos electorales, sino en la diaria participación de los ciudadanos en la vida común, pero las elecciones ciertamente son cruciales para que se escojan las mejores opciones de convivencia y las autoridades cuenten con un consenso aceptable que le dé sustento a su labor a favor del bien común”, recordaron.

Dijeron que de los candidatos se necesitan plataformas claras y coherentes, así como un sincero respeto a los contendientes; mientras que de los partidos políticos, la sociedad espera que presenten sus mejores candidatos y eviten campañas costosas.

De los órganos electorales, continuaron, se exige transparencia e imparcialidad; de los medios de comunicación, verdad y equidad; y de todos, emitir voto, respetar el proceso y colaborar con quienes resulten elegidos.

Llamaron a los electores a no vender ni comprar los votos, pues todo lo que constituya una forma fraudulenta de obtener el voto, es un delito y constituye una falta moral grave, pues se manipula a la persona, hiriendo su dignidad, tanto más cuando se especula con la pobreza o la ignorancia de la gente sencilla.

Se congratularon por la reciente ampliación o “adéndum” al Pacto por México, en el que varios partidos se comprometieron a exigir y garantizar la transparencia y libertad de los electores, a través de un blindaje del uso electoral que se pudiera dar a los programas sociales, así como la actuación oportuna y efectiva de las autoridades electorales.

Consideraron que tocará a los electores discernir entre los candidatos cuál reúne el mejor perfil para el cargo al que es postulado, por ejemplo su conocimiento de la historia y las reales necesidades del pueblo; la coherencia y honestidad en su trayectoria familiar y política.

Así como su capacidad de diálogo incluyente y su disposición a escuchar a todas las personas sin importar la extracción social o partidista; la honestidad y transparencia en el manejo de recursos económicos.

En el caso de los presidentes municipales, que en adelante serán elegidos para un período de cuatro años, coincidieron en señalar que es importante cuidar que los candidatos y los partidos eviten el juego sucio de los ataques o descalificaciones sin fundamento, que no corresponden a una democracia seria y madura, y que deja además heridas profundas, que pasada la contienda dificultan la convivencia social.

“En cada uno de los municipios, la ciudadanía espera que tanto en los hogares, como en los ambientes de trabajo y espacios públicos se pueda vivir con seguridad y convivir en paz”.

13. En el caso de los candidatos a las diputaciones del Congreso Local, a quienes tocará la delicada labor de elaborar leyes más justas y actualizadas, pidieron que den a conocer con claridad sus convicciones y criterios personales o de partido, en torno a las posibles propuestas legislativas que esperan emprender.

“Sería un fuerte agravio a la democracia representativa, si los ciudadanos fuesen sorprendidos o traicionados por la actuación de sus representantes con leyes contrarias al sentir y a los valores del pueblo”, advirtieron.Entre algunas leyes contrarias especificaron el derecho fundamental a la vida desde su inicio hasta su término natural, el valor de la familia y el matrimonio, la salud integral de la población, especialmente la de los jóvenes y niños; la impartición de la justicia y la protección al estado de derecho, la dignidad de los migrantes y la libertad religiosa.

De paso, aclararon a los sacerdotes católicos que su mejor aportación a la democracia es haciendo conciencia en nuestros fieles de sus derechos y deberes ciudadanos.

“Como pastores, estamos llamados a ser factores de unidad y de comunión, de reconciliación y de paz, por lo que no es nuestro papel hablar en favor o en contra de ningún candidato o partido político en particular; hemos de respetar la libertad de los fieles laicos en sus opciones políticas, dentro de un pluralismo de partidos”.

Finalmente, destacaron la importancia de respetar y acatar las decisiones del Instituto Electoral de Veracruz (IEV), del Tribunal Estatal y del Tribunal Federal Electoral (TRIFE), en su tarea de vigilar que los procesos electorales sean limpios, imparciales, transparentes y apegados a la ley, garantizando así la certeza y credibilidad del resultado de las elecciones.

“Una vez calificadas las elecciones al final del proceso electoral, todos, candidatos y electores, debemos dejar atrás los apasionamientos y rivalidades de las campañas, comprendiendo con madurez que las elecciones son un proceso natural de competencia y selección, y disponiéndonos a colaborar con las nuevas autoridades en la construcción de una sociedad más justa y solidaria”.

La carta fue firmada por Juan Navarro Castellanos, obispo de Tuxpan; José Carlos Patrón Wong, obispo de Papantla; Lorenzo Cárdenas Aregulín, obispo emérito de Papantla; Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, obispo de Veracruz; y José Guadalupe Padilla Lozano, obispo emérito de Veracruz.

Así como Marcelino Hernández Rodríguez, obispo de Orizaba; Eduardo Porfirio Patiño Leal, obispo de Córdoba; José Trinidad Zapata Ortiz, obispo de San Andrés Tuxtla; Rutilo Muñoz Zamora, obispo de Coatzacoalcos; Sergio Obeso Rivera, arzobispo emérito de Xalapa y el arzobispo Hipólito Reyes Larios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here