“Nos quieren separar de nuestros hijos”

0
100

Al enterarse de la deportación, migrantes armaron un motín y se enfrentaron a los efectivos.

En cuanto se enteraron que serían separados de sus familias y enviados de regreso a Honduras comenzaron a golpear la puerta principal de la estación Migratoria Villahermosa, superaron a los 120 elementos de la guardia nacional, Migración y Policía Estatal y corrieron en diferentes direcciones. La intención era no volver a ser deportados.

11:00 horas, la situación se prendió, los amotinados empujaron y abrieron la puerta al tiempo en que comenzaro a salir de las instalaciones ubicadas en la Ciudad Industrial, varios con niños en brazos, otro dejaron sus mochilas tiradas, mientras que un puño aprovechó para tomar palos y piedras para defenderse.

«Nos quieren separar de nuestra familia, nos dicen que primero nos deportaran a nosotros y luego a nuestros hijos, no nos atienden bien, ayuden por favor», decían migrantes mientras era subidos a las patrullas. El problema concluyó dos horas después, luego de que 400 elementos arribaran al lugar.