Ola de suicidios en China ante la prohibición de ataúdes y enterramientos

0
445

La medida de imponer las cremaciones choca con las costumbres de la China rural. En la provincia de Anhui, varios ancianos se han quitado la vida.

Después de que las autoridades chinas ordenaran que a partir del 1 de junio quedaría prohibido enterrar a los fallecidos en la provincia de Anhui, varios ancianos se quitaron la vida para adelantarse a la ley y poder ser enterrados en lugar de incinerados.

La nueva normativa se encontró con una fuerte oposición de muchos habitantes, especialmente ancianos que, en algunas ocasiones, siguiendo antiguas tradiciones locales, llevan más de una década construyendo su propio ataúd y guardándolo en su casa, informa Efe.

Las protestas fueron respondidas por la policía local con registros casa por casa en busca de ataúdes, que en varios casos fueron decomisados o destruidos, y a raíz de las drásticas medidas se produjeron varios suicidios de ancianos locales que decidieron adelantar su funeral para que fuera antes del 1 de junio.
Según el diario Beijing News, una mujer de 81 años, Jiang Xiuhua, se ahorcó en el patio trasero de su casa el 18 de abril, día en el que las autoridades comenzaran las “redadas de ataúdes”. Días después, el 6 de mayo, otro anciano de 91 años, Wu Zhengde, se quitó la vida de la misma manera, y una semana más tarde un hombre de 97 años, Wu Ziuli, fallecía en huelga de hambre.
Otros tres casos similares han despertado las alarmas, que las autoridades locales han intentado frenar asegurando que no hay relación directa entre las muertes y las nuevas ordenanzas. En declaraciones recogidas por el South China Morning Post, un alto cargo afirmó que no había vínculo alguno y que en un país tan grande como China, “es común que los ancianos caigan enfermos y mueran”.

El mismo diario recoge testimonios de familiares de algunos de los fallecidos, que aseguran que sin esa ley, los ancianos seguirían vivos. “Deberíamos flexibilizar esta política, o dar a los ancianos tiempo para digerirla”, declaró uno de los hijos de uno de los fallecidos en medio de estas tensiones.

La tradición estipula que el fallecido debe descansar en un ataúd(además, en la comarca la caja mortuaria a veces se deja tres años en lo alto de colinas, al aire libre, antes de ser finalmente enterrada).
El régimen comunista pretende abolir a nivel nacional los entierros e implantar la incineración obligatoria, debido a los problemas de espacio que presentan muchos cementerios del superpoblado país. La mayor resistencia se da en las zonas rurales. En las grandes ciudades, la incineración es obligatoria para intentar ahorrar espacio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here