Pemex pierde 44 mil mdp en segundo trimestre de este año

0
139

Ciudad de México.

Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó este martes una pérdida de 44 mil 300 millones de pesos durante el segundo trimestre de 2020.

En el mismo periodo de 2019, la pérdida neta de la compañía fue mayor, equivalente a 53 mil millones de pesos. Es decir, en el periodo entre abril y junio de este año, la empresa dirigida por Octavio Oropeza logró reducir esta cifra en 16 por ciento.

“Este resultado se logra pese a que en el segundo trimestre que se reporta, incluye los meses de abril y mayo que fueron los meses más críticos derivados de la suspensión de actividades económicas en nuestro país”, dijo Alberto Velazquez, director corporativo de finanzas de la petrolera, en su conference call con inversionistas.

La emergencia sanitaria derivada de la pandemia de COVID-19 y el cese de algunas actividades económicas llevó a que los ingresos por ventas de la petrolera disminuyeran en 51.8 por ciento, debido a una baja de 54.4 en las ventas nacionales y de 48 por ciento en los envíos de petrolíferos y crudo al extranjero.

De abril a junio, la compañía estatal sumó ingresos equivalentes a 181 mil 693 millones de pesos. En el mismo periodo de un mes antes, las ventas sumaron 376 mil 648 millones de pesos.

Sin embargo, los resultados se vieron favorecidos por una menor variación en la paridad peso dólar y una baja en el costo de ventas de 45.7 por ciento. Esto último se derivó principalmente de una baja considerable en el precio de los productos de reventa.

Pese a la menor pérdida neta de este trimestre, en los primeros seis meses del año la petrolera sumó pérdidas por 606 mil 587 millones de pesos. Esta cifra es muy superior -en 585 por ciento- a la reportada por la compañía en el primer semestre del 2019, cuando la pérdida neta fue de 88 mil 509 millones de pesos.

Durante el primer trimestre de este año, la petrolera reportó que la pandemia de coronavirus ya tenía estragos en sus resultados, principalmente en dos rubros: una reducción en sus ventas externas e internas y el efecto cambiario de la depreciación del peso frente al dólar.