Preparándonos para la venida del señor, porque los días son malos

0
288

Dr. William Soto Santiago

San Lucas capítulo 17 versos 22Y dijo a sus discípulos: Tiempo vendrá cuando desearéis ver uno de los días del Hijo del Hombre, y no lo veréis.

Y os dirán: Helo aquí, o helo allí. No vayáis, ni los sigáis.

Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día.

Pero primero es necesario que padezca mucho, y sea desechado por esta generación.

Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.

Asimismo, como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban;

más el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos.

Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste.”

Y leemos en San Mateo, capítulo 24verso 29 en adelante, dice:

“E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.

Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.”

Y el verso 27 de este mismo capítulo 24 de San Mateo, dice:

“Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.”Y por cuanto todo esto habla de la Segunda Venida de Cristo, leemos Apocalipsis 22, verso 12, donde dice Cristo:

“He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.”

Y luego, el verso 20 de este mismo capítulo 22 de Apocalipsis, dice:

“El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.”

En los pasajes que hemos leído, nos habla de la Segunda Venida de Cristo; y en estos pasajes, es el mismo Cristo el que ha estado hablando de Su Segunda Venida; tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo Testamento hablan más de la Segunda Venida de Cristo que de la Primera Venida de Cristo.

Así como los apóstoles fueron bienaventurados en vivir en el tiempo del cumplimiento de la Primera Venida de Cristo, y verlo y reconocerlo y recibirlo…; aunque en aquel tiempo el noventa (o más) porciento del pueblo hebreo, lo vio pero no lo recibió, no creyó, no pudo ver que era el cumplimiento de la Primera Venida de Cristo para llevar a cabo la Obra de Redención en la Cruz del Calvario, que era la Obra de Dios para aquel tiempo; Obra que Dios haría en esa manifestación Divina que llevó a cabo a través de Jesús.

*Por lo tanto, conscientes de estas promesas, y conscientes de que el tiempo en que vivimos es el tiempo más peligroso de todos los tiempos…, en lo físico y también en lo espiritual; en lo físico le pueden hacer daño al cuerpo, pero en lo espiritual le pueden hacer daño al alma y al espíritu. Por lo tanto ¡agárrese bien de Cristo y Su Palabra!, sin dejarlo en ningún momento. Siempre esperando Su Venida, esperando la resurrección de los muertos creyentes en Él; y cuando los veamos, seremos transformados. Y, por consiguiente, esperando nuestra transformación.

PREPARÁNDONOS, entonces, PARA LA VENIDA DEL SEÑOR, PORQUE LOS DÍAS SON MALOS.

Y Cristo mismo dijo que los días serían malos, serían como los días de Noé. Eran días malos aquellos, a tal grado que solamente ocho personas fueron salvas, las cuales entraron al arca; y que serían también como en los días de Lot, en donde Sodoma y Gomorra fue quemada por fuego del Cielo. Los Arcángeles Gabriel y Miguel dijeron que vinieron enviados por Dios para destruir aquellas ciudades; porque el pecado de ellos había llegado hasta el Cielo, hasta la presencia de Dios.

Así como los días de Noé y como los días de Lot, como los días de Noé y como los días de Sodoma y Gomorra, dice Cristo que será el Día en que el Hijo del Hombre se manifestará, así será el Día de la Venida del Hijo del Hombre. O sea, la condición del mundo estará en la condición que estaba en el tiempo de Noé, y en la condición que estaba en el tiempo de Lot.

Y ya ha llegado a esa condición la humanidad, ya han llegado a esa condición las naciones. Por lo tanto, estemos preparados.

La Palabra de Dios para nuestro tiempo nos prepara para la Venida del Señor. ¡Agárrese bien de la Palabra de Dios para nuestro tiempo!, y así se estará agarrando bien de Cristo; porque Él es la Palabra, el Verbo.

La Palabra de Dios para cada edad fue Cristo viniendo a Su Iglesia en y a través de Su Espíritu en un mensajero. Los que se agarraron de la Palabra de Dios traída por el Espíritu Santo a través de cada mensajero, se agarraron de Cristo; porque Él es el Verbo, la Palabra. Y así, los que se agarrarán de la Palabra de Dios para este tiempo, se estarán agarrando de Cristo; porque Él es el Verbo, la Palabra de Dios. Y así estaremos siendo preparados para la Venida del Señor, para recibir lo que Él ha prometido, para mí ¿y para quién más?, para cada uno de ustedes: Nuestra transformación.

Puede solicitar Material Impreso o Grabado Completamente Gratis llamando A:

Cel.  921 252 5066

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE DE LA MAÑANA*

Calle: Ignacio Zaragoza # 1   Colonia: 18 de marzo

Villa Cuichapa Mol. Ver.

Cel. 923 138 5767

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA VOZ DEL ÁNGEL DEL PACTO*

Calle: Campeche # 505   Colonia: México

Las Choapas, Ver.

Visite: www.carpa.com