QUÉ HORA ES EN EL RELOJ DE DIOS

0
137

Rev. William Soto Santiago

San Mateo, capítulo 24, versos 30 en adelante, dice:

“Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,

y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.”

La Escritura nos dice que “un día delante del Señor es como mil años y mil años como un día.” (Segunda de Pedro, capítulo 3, verso 8; y también el Salmo 90, verso 4). Por lo tanto, cuando se nos habla de un día de los de Dios para los seres humanos son mil años; el ejemplo lo tenemos aquí en Oseas, capítulo 6, versos 1 al 3, donde nos dice hablando de Israel:

“Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará.

Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él.

Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.”

Aquí nos habla que después de dos días, Dios va a resucitar a Israel, estos dos días delante de Dios son dos mil años, o sea, dos días mileniales; ya desde los días de Cristo Jesús hasta acá han transcurrido dos mil años, pero delante de Dios solamente dos días, son dos días proféticos que son dos mil años.

Y ahora, vean, en el tercer día, la promesa es que Dios va a resucitar a Israel, el tercer día es el tercer milenio de Cristo hacia acá. Veamos, en la Escritura nos habla de la resurrección al tercer día. El tercer día, veamos en Joel también nos dice que, conforme a las palabras de San Pedro en el libro de los Hechos, capítulo 2, versos 14 en adelante, dice:

*Y ahora, el Día Postrero sabemos que es el séptimo milenio de Adán hacia acá o tercer milenio de Cristo hacia acá. Conforme al calendario gregoriano ya estamos dentro del Día Postrero, dentro del séptimo milenio de Adán hacia acá o dentro del tercer milenio de Cristo hacia acá.

Por lo tanto, estamos en el día milenial llamado el Día Postrero, en el Día del Señor, en donde el Hijo del Hombre es Señor de este Día Postrero, y va a traer a la Tierra las bendiciones del Cielo; es el Mesías el que y en el que vendrá el Reino por el cual Cristo dijo que orando pidamos la Venida del Reino de Dios.

*Ahora, Cristo dijo: “Cuando ustedes vean todas estas cosas comenzar a suceder, erguíos y levantad vuestras cabezas, porque vuestra redención (o sea, nuestra transformación, la redención del cuerpo) está (¿qué?) cerca.” Por lo tanto, estamos esperando ¿qué? Nuestra transformación, nuestra redención física, en donde obtendremos la inmortalidad física al obtener el cuerpo eterno, inmortal, incorruptible y glorificado, como el cuerpo glorificado de Jesucristo nuestro Salvador.

*Estamos en la hora correspondiente a la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles, estamos en el tiempo, en la hora, para la Venida del Reino de Dios a la Tierra, esta es la hora más gloriosa de todos los tiempos del cristianismo y del judaísmo; esta es la hora más gloriosa para los creyentes en Cristo.

Aprovechemos bien este tiempo profético, en donde hay grandes bendiciones para todos los creyentes en Cristo. Yo estoy esperando mi transformación física para obtener la inmortalidad física como Cristo la ha prometido y Sus apóstoles también han hablado de esta bendición, ¿y quién más? Cada uno de ustedes también.

Puede solicitar Material Impreso o Grabado Completamente Gratis llamando a:

CEL.  9212368759

o acudir a Nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:

*La Estrella Resplandeciente de la Mañana*

Calle: Ignacio Zaragoza # 1   Colonia: 18 de marzo

Villa Cuichapa Mol. Ver.

www.carpa.com

publicidad

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here