Recogen crudo, quedan daños

0
103

PICHUCALCO.- Pemex concluyó los trabajos de recolección del crudo que derramó a causa de una fuga que se suscitó en un ducto de la batería de separación ubicada en la ranchería Platanar Bajo del municipio de Pichucalco, Chiapas.

Sin embargo, persisten los daños, ya que el hidrocarburo se esparció por cientos de hectáreas de pastizales y contaminó ríos y arroyos de los alrededores, donde campesinos de comunidades como Plutarco Elías Calles, Poconó, Platanar, Paredón, entre otras, crían ganado, siembran maíz y pescan.

En el arroyo Prieto, el cuerpo de agua más próximo al sitio donde ocurrió el derrame, solo quedaron las barreras oleofílicas y pastizal impregnado de aceite a las orillas. Se retiró el personal con las pipas y solo algunas cuadrillas de trabaja dores se han presentado para continuar la limpieza y seguir cercando el área que tuvo el mayor impacto.

Los pobladores están inconformes, porque consideran que no se ha atendido la emergencia como se requiere. “Hay un daño que no se ve, porque donde se originó la fuga está intenso todavía, porque creció y agarró hacia la parte de atrás, invadió todos los terrenos de allá atrás”, expuso Leticia Jiménez, agente municipal de Platanar.

También les ha causado mucha molestia la versión que ofrecieron las autoridades de Pemex en el sentido de que la fuga podría haber sido ocasionada por un acto vandálico. “Ellos dicen que es vandalismo, pero no es cierto, esto es por descuido y negligencia de parte del personal que está a cargo en campo”, acusó Olivia Briseño Escudero, delegada municipal de Platanar Bajo.

EVADE RESPONSABILIDAD.

Para los afectados, con esta suposición Pemex intenta lavarse las manos, pues aseguran que desde hace por lo menos tres meses se había estado reportando que una tubería estaba rota. “Se suscitó la fuga y ellos lo dejaron a la deriva, nada más hicieron una cueva donde sustraían agua y aceite pero hasta ahí lo dejaron, luego se inundó todo esto con las lluvias y fue lo que ocasionó los daños en parte de Chiapas y de Tabasco”, expuso Crelio Pérez.

A decir de los campesinos la contaminación ha alcanzado sus pozos, está presente en las orillas de los ríos y comienza a secar las milpas, además que temen que mate sus árboles de cacao, pues ha penetrado el manto freático.

Desde el aire, con la ayuda de un dron, es posible observar grandes manchas de hidrocarburo revuelto con agua. En el río Mezcalapa, la contaminación se aprecia a simple vista desde el puente de San Manuel, perteneciente Huimanguillo.

Ya no se siente olor a hidrocarburo, pero por la corriente algunas escurren iridiscencias. Los pescadores de la comunidad aún no han podido retomar su actividad, pues lo que capturan sale contaminado.

“Ellos (los de Pemex) dicen que es vandalismo, pero no es cierto, esto es por descuido y negligencia”, OLIVIA BRISEÑO ESCUDERO DELEGADA PLATANAR BAJO.

“Se suscitó la fuga y ellos lo dejaron a la deriva, nada más hicieron una cueva donde sustraían agua y aceite”. CRELIO PÉREZ CALLES CAMPESINO.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here