Los extranjeros

0
302

Urbanhistorias de Cuichapa

Gustavo Martínez Contreras

Los recuerdos son una forma de aferrarte a las cosas que amas, las cosas que eres, las cosas que no quieres perder. La recuperación de la memoria es una forma de no olvidar.

A principios del siglo pasado se empezó la exploración petrolera en la zona, la Compañía Mexicana Petrolera El Águila, de capital inglés, se aventuró por estos rumbos de selvas tupidas y fauna exótica.

Campos como Filisola, Francita, Concepción y otros más fueron los pioneros de la explotación petrolera, el “Oro Negro” trajo consigo a varios aventureros nacionales, pero también llegaron muchos extranjeros a buscar algo de acción en estos paradisiacos lugares, Mr. Martin, el administrador de la empresa Richmond Company, de nacionalidad inglesa dejó su huella por estas tierras aunque no fue el único.

Los chinos fueron de los más numerosos extranjeros que pisaron y ayudaron a engrandecer la patria chica, Carmen Chi Oak, que trabajaba en el comedor de la empresa El Águila y su sucesor, ya en la empresa nacionalizada Pemex, Manuel Lei; Luis Chong Li, que era camarero; el lavandero Wong; Leng Mang Honk, mejor conocido como el “Chino” Julio Chong que era dueño de una tienda y una cantina.

Había un español de apellido Buitrago que tuvo una hija de nombre Lourdes Buitrago Juárez. Una historia particularmente interesante resulta la de unos japoneses, uno de nombre Su Hul, que tenía su casa en forma de pagoda, el otro japonés fundó una fábrica de refrescos que se encontraba a un lado de la fábrica de hielo y paletas del señor Raúl Vera de la Fuente, que era oriundo de Tabasco.

La cosa es que por la entrada de México a la Segunda Guerra Mundial fueron invitados a irse a su país y la “invasión” japonesa llegó a su fin en el Campo Petrolero Cuichapa.

También tuvimos la presencia alemana, se trató de Juan Kichter, quien montaba a caballo y era hortelano y vendía sus productos frescos.

De Guatemala llegó un constructor de nombre Adrián R. Santos Calderón, a quien cariñosamente le decían “Cachuco” y de Nicaragua el Dr. Julio Ruiz Ibargüin mantuvo sanos a varios cuichapenses.

Del lado del caribe llegaron de Cuba (no podía ser de otra manera) peloteros muy buenos, estaba el negro “Papo” Ferrer, quien tenía una pegada tal, que había que buscar las pelotas hasta La Concepción; también estaba el negro “naco” y el parador en corto Raúl García Villa, “Villita”; el negro Elizardo Flores que en lugar de decir ‘animal’ pronunciaba ‘lanimal’ y cuando le decían “oye negro”, contestaba animosamente “negros tengo los timbales”.

El tránsito de Campo Petrolero Cuichapa a Congregación Cuichapa a Villa Cuichapa ha dejado innumerables historias y personajes

Seguramente algunos se me escapan de la memoria, pero con la ayuda de sus comentarios se hará más completa la lista, compartan sus recuerdos y sean parte de los jueves de estas historias, que son parte de la recuperación de la memoria colectiva de la historia reciente de nuestro Cuichapa.

No se pierda la Urbanhistoria del próximo jueves…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here