Veracruz, tan grande como sus atletas

0
517

Xalapa, Ver., 08 de julio de 2014

Por mi mente pasó “vine a perder, me vencí”, así comenzó su relato el luchador veracruzano Óscar Aguilar Hernández, al recordar su participación en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe en San Salvador 2002.

Aún recuerda esos 15 segundos al comenzar el primer combate de la división de los 84 kilogramos, justo cuando su rival, el venezolano Jean Ramírez, le aplicó un suplex. “Pero cuando me estaba levantando, mi profesor, Alexis Pérez Miranda, me despertó porque me gritó: Oye a lo que viniste, a luchar, haz tu lucha. De ahí se me activó el organismo, me prendí e hice el combate que tenía que hacer y gracias a Dios gané”.

Aguilar Hernández es de ese grupo selecto que conquistó una medalla en un evento del Ciclo Olímpico. El gladiador, a sus 25 años, ganó una plata con mucho sacrificio y aunque no ganó el oro, la presea conquistada le supo bien. “Fue bastante difícil llegar a los juegos, tuve tres eliminatorias, con un muchacho de Guadalajara y otro de Querétaro.

“Las dos primeras fueron en el Comité Olímpico y la tercera en Jalisco, hicimos dos combates y entrenamiento y ahí nos dieron la noticia”. El xalapeño estuvo concentrado tres meses en el Comité Olímpico Mexicano (COM), luego trabajó a la altura del nivel del mar, lo que generó una preparación física adecuada para el evento regional.

San Salvador 2002 fue el primer evento internacional para Óscar y fue una justa que le trae buenos recuerdos. “Por toda la convivencia que hubo entre los luchadores que fuimos. Fue en la Universidad de San Salvador y me llevé bien con todos. Tenían escenarios para distraerte, no se hizo una estructura grande, todo estuvo acondicionado”.

El luchador confesó que fue una de las sorpresas de la delegación mexicana en esos juegos, porque no estaba pronosticada medalla en su división. Tras pasar la semifinal sobre un dominicano, Óscar Aguilar se midió al colombiano Cristian Mosquera, que le ganó 7-1.

“Inclusive lo pasaron en la televisión, como cinco minutos yo llorando porque ya en ese momento me veían que podía ganar el oro. Hasta el colombiano me dijo que pensó que yo le iba a ganar, hicimos una bonita amistad, y todos creían en mí”.

El Internet apenas era un lujo, algunos atletas pudieron mandar correos electrónicos, el xalapeño a la primera oportunidad llamó a su casa para compartirle su felicidad a su mamá. “Cuando pasé a la final le avisé que tenía una medalla segura, se puso contenta, lloró, yo también por la emoción. Me urgía llegar a Xalapa y celebrar con ella y mis hermanos, porque fue mucho tiempo fuera, a veces venía de entrada por salida”.

Cuatro años después, en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Cartagena 2006, Aguilar no tuvo oportunidad de pelear el podio en los 96 kilogramos, al acabar en quinta posición y perder el bronce ante un dominicano. Una lesión le obligó a retirarse. A nivel nacional fue el mejor de su división durante ocho años; sólo perdió dos combates en ese lapso.

La vida paralela

Ya siendo adulto, al regresar de San Salvador, Aguilar Hernández decidió casarse con Belén Godos, con quien procreó un niño, pero los entrenamientos le impedían una estabilidad laboral. Pasó tres años sin trabajar.

“Ahí entra en la mente tu familia, el dinero, medicamentos para el niño, es muy difícil entrenar y tus problemas no sacártelos de la mente, entrenaba dos o tres sesiones diarias y la beca no alcanzaba”.

Comentó que entonces era depender mucho de eso y decidió buscar un trabajo, el cual se lo dieron en la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI), “la Fundación de la Universidad Veracruzana (UV) a la que le agradezco mucho”.

Padre y entrenador

Óscar Aguilar Godos, su hijo, es su orgullo, le ve madera para continuar el legado sobre los colchones. “Pero ya está en él, lo que asimile en los entrenamientos y las ganas que tenga de hacer algo”.

El ahora ex gladiador vive su etapa como entrenador, representa al Instituto Politécnico Nacional (IPN) en Xalapa y quiere volver a unos juegos, pero ahora al frente de un grupo de la Selección Mexicana. “Es mi sueño, con mi hermano Rafa buscamos que haya primero un veracruzano en la selección de nuevo. Nosotros fuimos los últimos en participar en 2007 en un torneo internacional representando a México”.

Para eso estudia la Licenciatura en Educación Deportiva en la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) y la expectativa es que para Barranquilla 2018, puedan clasificar a un elemento de la entidad luchando ahí.

México en Veracruz 2014

El xalapeño aseguró que México está fuerte para competir en la lucha de los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, aunque dejó en claro que la principal dificultad será encarar a Cuba.

En la especialidad de greco ve con amplias posibilidades a Juan Ángel Escobar, Manuel Alejandro López, Alí Soto y Luis Alfonso Leyva.

La Lucha en Veracruz 2014 se realizará en el World Trade Center (WTC), en la subsede de Boca del Río del 25 al 29 de noviembre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here