Aumentan los accidentes en complejos de Pemex en Veracruz

0
685

XALAPA, Veracruz (La Silla Rota).- La zona industrial, ubicada en la región sur de la entidad, se ha convertido en un peligro latente para empleados y los habitantes de los municipios de la periferia.

Este año, han sido constantes los “incidentes” que se presentan en los diversos complejos petroquímicos, sobre todo en la refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán, y Pajaritos, en Coatzacoalcos.

A la par de los percances en Petróleos Mexicanos, otras empresas asentadas en el parque industrial también han presentado accidentes.

La semana pasada, se presentaron dos situaciones que son catalogados por la misma autoridad como “contingencias”.

Según la disidencia de Pemex, esto estaría siendo provocado en gran medida por la falta de mantenimiento a las plantas.

 

Accidentes tras accidentes

Julio y octubre, se colocan hasta el momento como los meses en los que más percances ha habido, sin embargo, en junio se presentó un derrame que dejó el mayor número de lesionados.

El 3 de abril se registró un incendio en la línea de recirculación de gasolinas primarias asociada a la operación de tanques, de los tanques de almacenamiento verticales 210 y 310 de la refinería Lázaro Cárdenas.

Según Petróleos Mexicanos, no se reportaron lesionados ni daños a las plantas de proceso.

En el mes de mayo, el día 3 se registró un incendio en la línea de recirculación de gasolinas primarias asociada a la operación de tanques de los tanques de almacenamiento verticales 210 y 310 también en la refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán.

El 9 de junio, un incendio se registró en el tanque captador de aceite residual en la planta de generación de vapor  del complejo Petroquímico Morelos, en Coatzacoalcos.

El pasado 30 de junio, una fuga de derrame de gasolina en el tanque vertical 241 de la refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán, dejó como saldo a ocho trabajadores intoxicados por emanaciones de gas.

Un día después, el 1 de julio, se registró una fuga de óxido de nitrógeno, en la empresa Inophos, en la terminal de Pajaritos, de Coatzacoalcos.

Para el 7 de julio, el trabajador Julio Aldair Díaz Gallegos cayó en la fosa de residuales de la planta de polietileno ASAHI del Complejo Petroquímico Morelos, resultando con quemaduras en extremidades inferiores, mientras realizaba trabajos en esa área.

Ese mismo mes de julio, el día 30, se presentó una sobrepresión en el reactor 231-V01 de la planta de polietileno de baja densidad del Complejo Petroquímico Cangrejera, de Coatzacoalcos por lo que se activaron los dispositivos de seguridad, lo que generó un estruendo debido a los discos de ruptura que relevaron la operación del tren número 2 de esa planta.

A consecuencia de este incidente se causó afectación parcial a la continuidad operativa-productiva de la planta.

El 27 de agosto, se registró una fuga de amoniaco en el área de llenaderas del Complejo Petroquímico Cosoleacaque, lo que obligó a la evacuación de los trabajadores cercanos a esa área.

El  3 de septiembre nuevamente en la refinería Lázaro Cárdenas, se suscitó un incendio en la planta BTX, sin que se registraran trabajadores heridos.

A través de un comunicado, Pemex informó que el siniestro se registró a las 4:50 horas en la refinería que tiene una capacidad de 246 mil barriles por día.

El 8 de octubre, la operación de la planta catalítica de la Refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán presentó una falla en el sensor de temperatura; posteriormente fue restablecida. Pemex no informó a qué se debió.

El lunes 12, un fuerte incendio se suscitó en la empresa procesadora de gases industriales, Cryoinfra.

Las autoridades informaron que la conflagración se originó en el área de transformadores de la planta.

El 14 de octubre se suscitó un incendio en el techo de una bodega de la empresa Pro-Agro, ubicada en el complejo Petroquímico Pajaritos, donde no hubo personas lesionadas pero sí gran movilización de los cuerpos de auxilio para combatirlo y decenas de evacuados.

Según informes, personal de la empresa se encontraba realizando cortes con maquinaria de disco, y una chispa alcanzó una lámina de fibra de vidrio traslucida y se inició el fuego.

Pese a que en todo momento las autoridades competentes han señalado, principalmente las de Pemex, que se iniciarán investigaciones al respecto, la conclusión de las mismas, si es que existen, no se informan a la ciudadanía.

Cabe destacar que en 1991, una explosión en la planta Clorados III, de Pajaritos, cobró la vida de seis personas según cifras oficiales.

La explosión se originó, presuntamente, por la ruptura de una tubería de 8 pulgadas que transportaba gas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here