“De haber ido a prisión, estaría muerta”, dice Laura Bozzo tras llegar a un acuerdo con el SAT.

0
123

La conductora de origen peruano tenía una orden de aprehensión desde agosto pasado por defraudación fiscal por casi 12 mdp.

La conductora, Laura Bozzo, aseguró que pagará lo que tenga que pagar tras la orden de aprehensión por defraudación fiscal por casi 12 millones de pesos obtenidos por la venta indebida de un inmueble embargado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Entrevistada por Ciro Gómez “la señorita Laura” aseguró que vive un “infierno”. “De verdad, esto es lo peor que me ha pasado en la vida”.

Dijo que “de haber ido a prisión, estaría muerta”, pero que por ello su voluntad es llegar a un acuerdo con la autoridad fiscal “para no llegar a un proceso penal, lo que se deba pagar, se paga”. 

Diego Ruiz, abogado de Bozzo, informó que un juez le otorgó una suspensión definitiva a la orden de captura en su contra por haber cumplido con los requisitos impuestos por el juez. Sin embargo, la resolución aún puede ser atacable.

El pasado 11 de agosto se dio a conocer que Bozzo tenía que presentarse por su propio pie en el reclusorio Santiaguito, en Almoloya de Juárez. Sin embargo, la peruana no acató lo ordenado, pues no se presentó al reclusorio Santiaguito, por lo que la FGR solicitó una ficha roja a Interpol contra la presentadora, esto para que pudiera ser arrestada en varios países.

Esta investigación del SAT habría comenzado supuestamente gracias a Alfredo Adame, quien aseguró que dio aviso a las autoridades sobre los supuestos delitos de la paruana, nacionalizada mexicana.

La conductora de “Laura en América”, de origen peruano, aclaró que ella vendió legalmente “esa casa y nunca me dieron un papel de que yo fuera depositaria”, pues se le acusaba de ser “depositaria infiel” ante el SAT.