EL SÉPTIMO SELLO: LA VENIDA DEL HIJO DEL HOMBRE CON SUS ÁNGELES”

0
48

Dr. William Soto Santiago

San Mateo, capítulo 16, versos 24 al 28 “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino”.

Y en Apocalipsis, capítulo 8, verso 1, dice así la escritura:

“Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora”.

Hemos visto cómo nuestro amado Señor Jesucristo habló de la Venida del Hijo del Hombre, diciendo que el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con Sus Ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

Para comprender el misterio de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles necesitamos comprender que esta es una profecía de la Segunda Venida de Cristo para ser cumplida en el Día Postrero, que es el séptimo milenio.

Y el Día Postrero, siendo el séptimo milenio, es también llamado en la escritura el Día del Señor.

El séptimo milenio es el último de los días postreros delante de Dios. Cuando se habla en la escritura de los días postreros delante de Dios, se está hablando para los seres humanos de los milenios postreros, porque delante de Dios un día es como mil años para los seres humanos.

San Pedro en su segunda carta, capítulo 3, verso 8, nos dice así, y vamos a leer ese pasaje. Capítulo 3, verso 8 de Segunda de Pedro, dice:

“Mas, oh amados, no ignoréis esto (recuerden, dice Pedro el apóstol: no ignoréis esto): que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día”.

También el profeta Moisés en el Salmo 90 y verso 4 da testimonio de esta verdad, y de ahí fue de donde San Pedro tomó esas palabras.

Y ahora, siendo que delante de Dios un día es como mil años para nosotros los seres humanos aquí en la Tierra, cuando el apóstol San Pablo nos habla de la Primera Venida de Cristo, miren ustedes cómo habla en su carta a los hebreos, habla de los días postreros, y miren lo que San Pablo dice de los días postreros. Dice en el capítulo 1 de su carta a los hebreos, versos 1 al 2:

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,

en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo”.

¿Cuándo, dice San Pablo que Dios habló por medio de Su Hijo, o sea, por medio de Jesucristo? Dice: “en estos postreros días…”, “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo”; y ya han transcurrido dos mil años aproximadamente.

*En San Mateo, capítulo 24, verso 30 y 31, nos dice Jesucristo de la siguiente manera:

“Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro”.

Hemos visto aquí la promesa de la Venida del Hijo del Hombre en el cielo, en las nubes; hemos visto aquí la promesa de la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y hemos visto aquí también la comisión que Cristo da a Sus Ángeles para, con la Gran Voz de Trompeta, que es el Mensaje del Evangelio del Reino, la Gran Voz de Trompeta del Evangelio del Reino, juntar a todos los escogidos de Dios; y esto es para el Día Postrero, que es el séptimo milenio.

¿Quiénes son los Ángeles del Hijo del Hombre? Porque Él dice que viene con Sus Ángeles, y dice que enviará Sus Ángeles con Gran Voz de Trompeta para juntar a todos los escogidos de Dios.

Conforme a la escritura, Sus Ángeles son los ministerios de los dos olivos y los dos candeleros de oro de Apocalipsis, capítulo 11, verso 3 en adelante, y Zacarías, capítulo 4. Esos son los ministerios de los Dos Ungidos, que para el Día Postrero son enviados para llamar y juntar a Sus escogidos con Gran Voz de Trompeta.

En la parábola del trigo y de la cizaña también Jesucristo habló de estos Ángeles cuando dijo, en el capítulo 13 y versos 30 en adelante:

“Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro (o sea, el trigo y la cizaña) hasta la siega (o sea, hasta el tiempo de la cosecha); y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero”.

Recuerden que el trigo representa a los hijos del Reino, los hijos de Dios, y la cizaña representa los hijos del malo. La cizaña será quemada en el horno de fuego y el trigo será recogido y colocado en el granero de Dios.

Puede solicitar Material Impreso o Grabado Completamente Gratis llamando A:

Cel.  921 252 5066

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE DE LA MAÑANA*

Calle: Ignacio Zaragoza # 1   Colonia: 18 de marzo

Villa Cuichapa Mol. Ver.

Cel. 923 138 5767

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA VOZ DEL ÁNGEL DEL PACTO*

Calle: Campeche # 505   Colonia: México

Las Choapas, Ver.

Visite: www.carpa.com