LA ADOPCIÓN DE LOS HIJOS DE DIOS

0
557

Dr. William Soto Santiago

Romanos, capítulo 8, versos 14 en adelante:

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: Abba, ¡Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.

Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos”. En este pasaje que hemos leído, hemos visto a San Pablo aquí hablándonos acerca de la adopción, y nos dice que hemos recibido el espíritu de adopción, “por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!”; y esto es para en el Día Postrero ser adoptados todos los hijos e hijas de Dios.

Y ese será el evento más grande luego del evento de la Segunda Venida de Cristo; pues en el evento de la Segunda Venida de Cristo hay un sinnúmero de eventos que serán llevados a cabo, entre los cuales está el llamado y recogimiento de los escogidos, y también la obra que los escogidos estarán haciendo en este tiempo final, y también la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos.

Todo esto está incluido en y para la Venida del Señor. Dependen todas estas cosas de la Segunda Venida de Cristo.

*Lo primero, para comenzar: la persona que va a ser adoptada tiene que ser un hijo o una hija de Dios; porque la adopción no es para los siervos, no es para los esclavos, no es para los incrédulos, sino que la adopción es para los hijos e hijas de Dios; y la adopción, vean ustedes, para todos los hijos de Dios como Cuerpo Místico de creyentes; y vean también lo que es la adopción de un hijo de Dios como mensajero de Dios.

Por cuanto en Cristo están representados todos los mensajeros de Dios y también todos los creyentes en Jesucristo, el ejemplo es Jesucristo. Es el Primogénito de Dios, es el Hijo de Dios, es el profeta mensajero para la dispensación en donde se llevará a cabo esa adopción; pues la adopción, vean ustedes, se llevaría a cabo en el primer siglo del quinto milenio y en el primer siglo de la Dispensación de la Gracia.

Y ahora, como mensajero fue Jesús, el Hijo de Dios, el Primogénito de Dios, el hijo venido por medio de una virgen (como estaba prometido) y es también el que tenía el ministerio mesiánico; eso es inevitable para la adopción de un hijo de Dios como mensajero; y también tenía el Mensaje Mesiánico para ese tiempo. Esas dos cosas son indispensables.

Puede solicitar Material Impreso o Grabado Completamente Gratis llamando A:

Cel.  921 252 5066

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE DE LA MAÑANA*

Calle: Ignacio Zaragoza # 1   Colonia: 18 de marzo

Villa Cuichapa Mol. Ver.

Iglesia:

*LA VOZ DEL ÁNGEL DEL PACTO*

Calle: Campeche # 505   Colonia: México

Cel. 923 138 5767

Las Choapas, Ver.

Visite: www.carpa.com