La sacó de la tumba, la desnudó y durmió con ella

0
861
Un colchón, cobija, hombre con signos vitales y el cadáver de una mujer que habían sacado de un ataúd hayaron vecinos
Un colchón, una cobija, un hombre con signos vitales y el cadáver de una mujer que habían sacado de un ataúd.
Agencias
Un colchón, una cobija, un hombre con signos vitales y el cadáver de una mujer que habían sacado de un ataúd.
Esa es la escena que describen habitantes del corregimiento Mesopotamia, en el municipio de La Unión, en Colombia, en el oriente antioqueño, porque fue vista por algunos de ellos pocas horas después de realizado el sepelio de la mujer, Sormile Ciro Orozco, quien murió el 23 de noviembre pasado tras ser atacada con arma blanca en el barrio San Fernando, en Cartagena, donde vivía con su esposo y su hija, de 13 años (Lea aquí más sobre la muerte de Sormile Ciro).
“Él estaba durmiendo con el cuerpo de Sormile en el cementerio, en un colchón, y la tenía desnuda. Todo el mundo quedó en shock, no creíamos que fuera cierto”, comentó Marinelcy Orozco, allegada a la occisa, que era oriunda de Rionegro y tenía familia en Mesopotamia.
Asegura un residente que el hombre que lo hizo, es reconocido en el corregimiento porque tiene problemas psiquiátricos, dato que confirmó el comandante del Comando de Policía Antioquia, coronel Gustavo Chavarro, al asegurar que “fue capturado y después dejado en libertad porque tiene problemas mentales”.
Además, el artículo 204 del código penal colombiano, establece que “el que sustraiga el cadáver de una persona o sus restos o ejecute sobre ellos acto de irrespeto, incurrirá en multa”, y no en condenas a prisión. Germán Antía, sicólogo forense, explica que, por lo descrito, este acto podría ser catalogado como necrofilia, que es la atracción sexual hacia los cadáveres. Al respecto, comentó: “acostarse con ella y desnudarla, tipifica un estado de necrofilia. Más que de una deficiencia mental, se trata de una persona con otra patología sicológica. En este caso sería muy interesante poder evaluar médicamente al paciente para poder darle una mayor interpretación”.
Tras ser asesinada a los 31 años, en un episodio que de momento no tiene capturados, el cadáver de Sormile fue trasladado a La Unión, donde la sepultaron en la tarde del martes 26 de noviembre en una bóveda de concreto, de donde fue extraída minutos después para complacer los deseos de un habitante de Mesopotamia, descubierto en esa escena en la madrugada del miércoles siguiente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here