Mamá publica en Facebook que nadie fue a la fiesta de sus hijos… y el internet hizo su magia

0
357

Se hizo viral la historia de Montserrat, una mujer originaria de Apodaca, Nuevo León. A través de su cuenta de Facebook, armó una publicación el pasado 13 de junio donde mencionaba que estaba esperando a que llegaran los invitados al pachangón que había organizado para sus retoños: Gera de cinco años y Asís de cuatro; sin embargo, ya era muy tarde y nadie fue a festejar con ellos.

En su post, la mamá explicó que eran las 7 de la noche y de plano no había señales de que la gente tuviera la intención a la fiesta de sus hijos. Incluso mencionó que algunos le salieron pretextos y excusas, y que hasta le dijeron que el lugar del reventón estaba bien lejos (eso sin considerar que la pandemia del coronavirus todavía no termina). Y aunque por un rato todos se desanimaron, la cosa no paró ahí, porque Montserrat tenía una idea.

Además de sacar toda la frustración que le dejaron los invitados que nomás le quedaron mal, la madre aprovechó la publicación para animar a las personas a caerle a la pachanga y así mejorar el día de sus retoños: “Si no me hablan o me conocen, no importa; si gustan, venir el brincolín estará hasta las 11 pm. Tengo chillidog, frituras y pastel. No quiero que la comida se quede, ni que Gera y Asís piensen que no tienen amigos, como ellos me dicen”. 

Luego de que no hubiera invitados disfrutando de la fiesta, dos horas más tarde la mamá de estos niños les dio una gran noticia. Resulta que como en muchas ocasiones, el internet de las cosas hizo su magia y logró que muchas personas llegaran al reventón de los pequeños.

Y la verdad, a juzgar por las imágenes que compartió Montserrat en Facebook, se ve que todos los que estuvieron presentes se la pasaron a todo dar.

“Viene llegando gente, la fiesta no esta sola, les agradezco mucho el apoyo que nos dan, las muestras de cariño para mi Gera y Asis.

No creo darme abasto con la comida pero espero que se diviertan. Gracias totales, los queremos a montón”, escribió muy contenta la madre, luego de ver que varias familias que ni siquiera los conocen se dieron cita para comer y pasar un rato junto a los festejados. Y todo gracias al bendito internet.