Más de 100 mil aficionados celebraron a ‘Checo’ Pérez.

0
83

Sergio Pérez protagonizó un día histórico en el que corrió entre el Ángel de la Independencia y la Diana Cazadora.

El Gran Premio de la Ciudad de México comenzará de forma oficial el viernes 5 de noviembre en el Autódromo Hermanos Rodríguez, pero el espíritu de la Fórmula 1 se ha respirado toda esta semana y ayer se adueñó de la avenida más emblemática de la capital: Paseo de la Reforma.

Y con un evento de tal magnitud, un mexicano tenía que ser protagonista: Sergio Pérez fue la figura de una mañana completamente mexicana, al quemar llanta y resonar los motores del mítico RB7 en el Red Bull Show Run 2021, una exhibición gratuita que reunió a más de 100 mil personas en un circuito que se armó entre el Ángel de la Independencia y la Fuente de la Diana Cazadora.

“Es increíble… no tengo palabras suficientes para agradecerles tanto cariño y apoyo. Quiero decirles que nos vemos el domingo para celebrar, que siga la F1esta, hay que disfrutarla mucho. ¡Que viva México!”, dijo Checo.

Hubo de todo en el Paseo de la Reforma: los aficionados que acamparon para conseguir los mejores lugares; los que lucharon contra el calor y se aguantaron la sed para no perder su posición privilegiada frente al circuito; los que llevaron carteles de apoyo y cartones del piloto tapatío a tamaño real; los que se treparon a los árboles y andamios para tener una mejor visión, y aquellos que llegaron en los minutos finales para tratar de hacerse de un espacio y grabar, aunque sea por unos segundos y de lejos, aquel monoplaza con el que Sebastian Vettel ganó en 2011 su segundo título del mundo. Algunos tuvieron mejor suerte que otros.

Y ahí, en la improvisada pista de carreras, Checo cumplió con la expectativa y llevó su bólido a velocidades de hasta 190 kilómetros por hora para complacer a su público, incluso los que observaban desde la comodidad de los hoteles y edificios aledaños.

El Gran Premio de la Ciudad de México, junto con esta demostración, forman parte del evento masivo más importante que se ha realizado desde 2020, por lo que Sergio agradeció el entusiasmo de los fanáticos, así como el esfuerzo que se ha hecho tras más de un año de pandemia, la cual, aunque no ha terminado, sí se ha podido controlar con la campaña nacional de vacunación.

“Nos lo merecíamos tanto, después de lo que hemos pasado estos dos años, pero hoy es un día para celebrar, sentirnos orgullosos y poner en alto el nombre de México”, apuntó Pérez.

Antes del momento estelar con Sergio Pérez, esta exhibición contó con pilotos de gran nivel. Mateo García, quien a sus cinco años se convirtió en el primer mexicano en ganar una carrera en Super One Series, corrió a bordo de su kart; Benito Guerra, campeón mundial de rally, lució en su Skoda y deleitó a los fans con derrapes, mientras que los motociclistas Didier Goirand e Iván Ramírez, pilotos de Hard Enduro y Off-Road, también hicieron algunos caballitos en momentos intermitentes a los sprints del piloto de Red Bull.

Sergio corrió tres de las cuatro tandas de exhibición programadas. La última, junto con una conferencia de prensa programada, no se llevaron a cabo debido a que el evento terminó antes debido a una marcha que venía desde el Zócalo capitalino.