Pese a materialismos, feligreses viven Navidad con fervor

0
947

El obispo de la diócesis de Veracruz lamentó que el significado de la Navidad se esté perdiendo, pues las personas están más preocupadas en los objetos materiales

50d8aacdc1731_300_!Veracruz, Ver.- Pese a que la Navidad ha tomado un  sentido materialista y su significado  verdadero en parte se ha desvirtuado, los feligreses aun conservan la tradición de ir a la misa «de Gallo» y sobre todo reflexionar en las homilías del 25 de diciembre para mejorar como personas, afirmó el obispo de la diócesis de Veracruz, Luis Felipe Gallardo Martín del Campo.

En entrevista, el prelado lamentó que el significado de la Navidad se esté perdiendo, pues desde su punto de vista las personas están más preocupadas en los objetos materiales que en el verdadero sentido de la fiesta.

“Lo que la Iglesia propone es la celebración de la fe, este es el año de la fe y esa es una actitud fundamental para celebrar las fiestas religiosas.

Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, manifestó que las fiestas se han tornado materialistas y ahora todo gira alrededor de los regalos.

“Sin embargo, ahora con la mercadotecnia y la propaganda nos ofrecen un sinfín de ofertas, regalos a precios rebajados, hay cientos de promocionales en todos los medios de comunicación”, expuso el religioso.

Gallardo Martín del Campo enfatizó que la fiesta de Navidad, que para la Iglesia Católica significa el nacimiento de Jesucristo, debe ser tiempos de reflexión y preparación.

“Sin embargo, la fiesta se ha tornado materialista, ya son muy pocas las personas que verdaderamente las viven desde el sentido religioso, para nosotros debe ser un tiempo de reflexión y preparación”, resaltó el obispo.

El obispo celebró que todavía existan familias, aunque cada vez menos, que viven esa fiesta con su verdadero significado, que es el de la unión, la solidaridad y la caridad.

Recordó que este 24 de diciembre, como todos los años, presidió la eucaristía para bendecir al niño Jesús, “para que así durante la Nochebuena lo acuesten de una manera familiar como la mayoría de los católicos suelen hacerlo durante el nacimiento”.

Después de la celebración, el niño será levantado el 2 de febrero con motivo de la presentación del niño Jesús en el templo, enfatizó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here