¿Por qué el eclipse total de la superluna de hoy es especial (y lo será hasta 2033)?

0
644

La madrugada del 27 al 28 de septiembre va a ser una fecha muy especial para la astronomía. Durante 72 minutos se producirá un fenómeno que en los últimos cien años solo ha ocurrido cuatro veces: el eclipse total de la superluna. Un evento que podremos ver en unas horas desde muchos sitios del mundo y sí, probablemente también desde tu casa.

IMG_0388 IMG_0389 IMG_0390 IMG_0391 IMG_0392

En el siglo XX hemos tenido cinco eclipses totales de superluna: el primero en 1910, otro en 1928, luego hubo que esperar a 1946 y 1964 siendo el más reciente el que tuvo lugar en 1982. El próximo está al caer y es mejor que aproveches la oportunidad porque hasta el 2033 no va a a volver a ocurrir. Si no sabes muy bien qué es y por qué hay tanta expectación alrededor, no te preocupes: nosotros te lo explicamos.

¿Qué es el eclipse total de la superluna?

Un eclipse total de superluna se compone de dos fenómenos. Por un lado, que haya luna llena en el perigeo, es decir, el punto más cercano del satélite natural a la Tierra. La órbita de la Luna no es redonda del todo y cuando llega a esa posición cercana, se ve un 14% más grande de lo normal. Esto es lo que se conoce como superluna.

Por otro lado, tenemos un eclipse lunar o lo que es lo mismo: cuando la Tierra se sitúa entre medias de el Sol y la Luna de modo que nuestro planeta bloquea la luz que llega al satélite. En los eclipses solares ocurre al revés: es la Luna quien se pone entre medias y nos crea esas bonitas imágenes donde vemos cómo se interpone por unos momentos delante del astro rey.

Durante un eclipse lunar el satélite atraviesa la sombra de la Tierra. Ésta se compone de dos zonas:umbra y penumbra. En la penumbra se podrá apreciar como la Luna entra y sale de la oscuridad absoluta que es la umbra ya que en esta última la luz no llega. Por eso, cuando el satélite se empiece a esconder en el eclipse lunar dará la sensación de que se difumina y poco a poco irá desapareciendo.

Según vaya aproximándose la Luna a la umbra, desde la Tierra veremos que cuando vuelva a aparecer lo hará con un tono ocre y rojo muy intenso. Esto se conoce como luna de sangre, un fenómeno poco común que en su día estaba relacionado con supersticiones y leyendas en todo el mundo. A día de hoy la ciencia ha explicado con precisión por qué ocurre.

La atmósfera de la Tierra refracta al estar el Sol delante. La luz azul tiende a la dispersión y se va perdiendo en su camino a la Luna. La luz roja, en cambio, se mantiene unida para concentrarse en la superficie del satélite y relejarse de vuelta a nosotros para mostrarnos ese tono tan singular.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here