Preservan tradición y colorido en Santo Tomás Jalieza

0
827

Como actividad principal de la población, la elaboración de textiles sostiene a 28 familias                

Texto y fotos: Christian JIMÉNEZ

Preservan tradición y colorido  en Santo Tomás Jalieza

Creando impresionantes textiles con sus telares de cadera, las mujeres de Santo Tomás Jalieza acuden al mercado ubicado en el centro de la población, justo enfrente del templo católico, donde se reúnen, principalmente las mujeres, desde hace más de 50 años.

Jalieza significa en zapoteco: “Abajo de la iglesia”. El vocablo se compone de Xana: “abajo” y Lieza: “iglesia”; y el pueblo fue nombrado Santo Tomás en honor de uno de los doce apóstoles.

La población limita al norte con San Juan Teitipac y San Bartolo Coyotepec; al sur con San Juan Chilateca; al oriente con San Martín Tilcajete; al poniente con Magdalena Teitipac y San Bartolomé Quialana.

Los visitantes pueden llegar a Santo Tomás Jalieza en suburban, autobús colectivo o en mototaxi. Dependiendo de la distancia desde donde se trasladen, el viaje costará como máximo 20 pesos. Al llegar, los letreros dan la bienvenida a la tierra de los textiles de algodón hechos a mano.

Victoria Pacheco, artesana, comenta en entrevista que los textiles son la mayor actividad comercial en el lugar. Añade que esta labor les ha permitido sostener a sus familias por generaciones. Ella se ha dedicado a los textiles desde que tenía 13 años, y hoy, 50 años después, ha transmitido esa herencia a sus hijos e hijas.

Como actividad principal de la población, la elaboración de textiles sostiene a 28 familias de Santo Tomás, éstas tienen cada una un puesto en el mercado, a donde acuden a expender sus productos. El resto se dedica a otro tipo de actividades como venta de alimentos en la pequeña plaza del lugar.

A diferencia de otros días de plaza, en Santo Tomás los comerciantes que se juntan para vender son los que se dedican a la actividad textil. Sin embargo, en el pueblo también se pueden disfrutar tradicionales bebidas como el tejate o adquirir queso, quesillo, frutas y verduras frescas.

Los artesanos textiles arriban al mercado a las 9:00 horas y se retiran hasta las 20:00 horas. Sin importar si venden o no, nunca lo consideran un día perdido, pues en los accesos al mercado instalan sus telares y dedican sus ‘horas muertas’ a la producción de manteles, cinturones, chales y otras prendas.

Aunque las artesanas admiten que el producir textiles es cada vez más caro, intentan preservar los precios lo más accesible posible para sus clientes. Actualmente producen en su mayoría productos fáciles de transportar. Algunos de los productos que tienen más demanda son los juegos de manteles individuales en diferentes combinaciones y diseños, cuyo precio asciende a 350 pesos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here