Puebla empata sin goles contra el líder Veracruz

0
439
Pueblo 0 - 0 Veracruz.

pueblaver110813

ÁLVARO CRUZ

El tiburón salió sin dientes y con poca hambre a defender su liderato general, pero con la fortuna de tener enfrente a un Puebla que se cansó de tirar arponazos al agua sin dirección alguna, perdonando a unos escualos cuyo Ángel exterminador entró desangelado y con los goles extraviados.

El empate insípido sembró dudas en el barco poblano, que sumó su tercer empate en casa, mientras al Veracruz le alcanzó para mantenerse en la cima a pesar del poco juego atrevido que mostró en las jornadas anteriores.

Con imprecisiones en el toque y los espacios cerrados comenzó un encuentro lleno de tensión e incertidumbre para los de casa, que necesitaban la victoria para salir del fondo. Pronto los movimientos de Alustiza abrirían la brecha veracruzana, con un centro milimétrico a Félix Borja, que el ecuatoriano desperdició con un cabezazo desviado.

El líder estaba extraviado, en casi 20 minutos no había tenido un sólo acercamiento a portería, mientras los Camoteros realizaban combinaciones de lado a lado que fructuaron con la descolgada de Alustiza por derecha, tras habilitación de Beasley, para pegar un fierrazo que Hernández aguantó a dos manos.

Conforme el dominio poblano aumentaba, sus pifias crecían en paralelo; la más clara fue un cobro de falta al área, donde Michael Orozco quedó solo en el rectángulo chico sin arquero y mandó su disparo a la grada, propiciando el malestar de sus compañeros.

Poco y nada tuvo el primer tiempo en sus minutos finales, con intentos fallidos de ataque, una serie de patadas poblanas que sembraron escualos a diestra y siniestra, nulo futbol y un líder que jugaba como colero, al no acumular tiros al marco en toda la etapa.

El retorno al campo tuvo mejores momentos, con un Veracruz que por fin se hizo presente en la cancha, y un Puebla que siguió desperdiciando oportunidades, está vez dos mano a mano de Beasley y Alustiza que perdieron con el arquero Edgar Hernández, quien hacía lucir imbatible su arco.

Apelando a la verticalidad, los Tiburones tuvieron su primer acercamiento peligroso, tras un error de la zaga que le dejó la pelota a Reyna botando en el área, pero el ariete cruzó de más su disparo.

Con el correr de los minutos, Puebla mostraba más su incapacidad para hacer gol, ahora con otro chance de Alustiza que tiró chorreado cuando tenía el marco de frente.

Cada falla poblana llevaba un aviso rojo, pues Reyna, ahora en tiro libre, puso a temblar a Villalpando, quien alcanzó a desviar el zapatazo. Todavía en el último minuto de partido Puebla estuvo a punto de sucumbir con otra habilitación de Reyna, que disparó a puerta pero el meta contuvo y dejó el marcador en cero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here