¡PURO CUENTO!

0
696

bbca0881-7235-4638-a42a-ce0f8a4a8383Escribe el obis­po de San Cris­tó­bal de las Ca­sas que los ma­yas ja­más  pronosticaron que es­te 21 de di­ciem­bre terminaría todo o que el Sol ya no  bri­lla­rá, como tampoco que ha­brá te­rre­mo­tos y otras  ca­la­mi­da­des

Es una in­ter­pre­ta­ción erró­nea de­cir que los ma­yas pre­di­je­ron el fin  del mun­do, ase­gu­ró Fe­li­pe Ariz­men­di Es­qui­vel, obis­po de San  Cris­tó­bal de las Ca­sas, quien lla­mó a no de­jar­se ate­mo­ri­zar “por  ig­no­ran­tes y pre­di­ca­do­res pro­se­li­tis­tas, aun­que siem­pre hay que
es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra cuan­do sea nues­tro en­cuen­tro de­fi­ni­ti­vo con  Dios”.

Na­die lo sa­be cuán­do se­rá el fin del mun­do, es­cri­bió el  pre­la­do en su en­sa­yo “Ca­len­da­rio Ma­ya y Na­vi­dad”, di­fun­di­do por la
Con­fe­ren­cia del Epis­co­pa­do Me­xi­ca­no.

“Je­sús nos di­jo con to­da  cla­ri­dad que eso só­lo Dios Pa­dre lo sa­be (cf Mt 24,36)”, in­di­ció en re­la­ción con las ver­sio­nes del fin de la Tie­rra. “Aun­que al­gu­nos  pro­tes­tan­tes anun­cia­ban el fin del mun­do al lle­gar el año 2000,  ate­mo­ri­zan­do con el in­te­rés de que los ig­no­ran­tes se afi­lia­ran a su  re­li­gión, na­da ex­traor­di­na­rio acon­te­ció”, re­cor­dó.

In­di­có  que en es­te mo­men­to las per­so­nas es­tán te­me­ro­sas por­que se ha  di­fun­di­do fal­sa in­for­ma­ción. Sos­tu­vo que los ma­yas ja­más di­je­ron  que es­te 21 de di­ciem­bre se aca­ba­rá el mun­do, que el Sol no bri­lla­rá y  ha­brá te­rre­mo­tos y otras ca­la­mi­da­des.

Apun­tó que se tra­ta de  una in­ter­pre­ta­ción erró­nea, to­da vez que el ca­len­da­rio ma­ya es muy  pre­ci­so, por­que se ba­sa en la cui­da­do­sa ob­ser­va­ción que ha­cían del  mo­vi­mien­to de los as­tros.

Re­co­no­ció que aún en la ac­tua­li­dad  asom­bra su pre­ci­sión cien­tí­fi­ca pa­ra me­dir el tiem­po; “pe­ro no  in­ten­ta­ban pre­de­cir el fu­tu­ro”, su­bra­yó, lue­go de in­di­car que ja­más  pre­di­je­ron ca­tás­tro­fes, y me­nos el fin del mun­do.

Los ma­yas  mi­die­ron los años de la Hu­ma­ni­dad por pe­rio­dos de 400 años; a ca­da uno  lo lla­ma­ron bak­tún; al ter­mi­nar uno se cie­rra un ci­clo, que es lo que  ocu­rri­rá es­te fin de se­ma­na.

Apun­tó que al­go pa­re­ci­do pa­sa con  los si­glos o los mi­le­nos del ca­len­da­rio gre­go­ria­no.

“Sin  em­bar­go, es muy in­te­re­san­te re­la­cio­nar la con­ta­bi­li­dad de los  ma­yas con la Na­vi­dad, por­que su ca­len­da­rio se ba­sa so­bre to­do en la
ob­ser­va­ción del mo­vi­mien­to del Sol”, di­jo el obis­po Fe­li­pe  Ariz­men­di.

Es­ta cul­tu­ra pre­his­pá­ni­ca, di­jo, “fes­te­ja­ban que  el Sol nue­va­men­te ven­cie­ra a la no­che, a la os­cu­ri­dad. Y hon­ra­ban al
em­pe­ra­dor, que se con­si­de­ra­ba hi­jo del Sol. Los cris­tia­nos, a par­tir  de los si­glos IV y V, cam­bia­ron el sen­ti­do de esas fies­tas pa­ga­nas en
ho­nor del Sol, y em­pe­za­ron a ce­le­brar la Na­vi­dad, pre­ci­sa­men­te el 25  de di­ciem­bre, cum­bre de las fies­tas pa­ga­nas, con­si­de­ran­do que el
ver­da­de­ro Sol que ven­ce la os­cu­ri­dad del pe­ca­do y de la muer­te, es  Je­su­cris­to”.

Fi­nal­men­te, Ariz­men­di Es­qui­vel se­ña­la que “lo  im­por­tan­te de es­tas fe­chas es vi­vir en ar­mo­nía y con­cor­dia en la
fa­mi­lia y en la co­mu­ni­dad, go­zan­do de la paz que Je­su­cris­to nos trae.  No nos de­je­mos ate­mo­ri­zar por ig­no­ran­tes y por pre­di­ca­do­res
pro­se­li­tis­tas, aun­que siem­pre hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra cuan­do  sea nues­tro en­cuen­tro de­fi­ni­ti­vo con El, que es nues­tro Sol y nues­tra
vi­da”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here