¿Sabes Qué Tan Peligrosas Son Las Tormentas Eléctricas?

0
149

México.

La temporada de huracanes aún no termina, por lo que es muy probable que en los próximos días vuelva a presentarse algún fenómeno meteorológico acompañado de tormentas eléctricas, y por mucho que nos pudieran gustar es necesario extremar precauciones delante de una.

En México, las estadísticas de accidentes relacionados con el impacto de rayos muestran que:

La población infantil y juvenil entre 10 y 19 años son los más vulnerables porque realizan trabajos al aire libre.

El porcentaje de niños fallecidos es 5 veces mayor que el de niñas porque realizan más actividades al aire libre, en el campo y en la ciudad.

El máximo de días con tormenta es de 100 sobre sierras Madre Oriental, Madre Occidental, Madre del Sur, Madre de Chiapas, Montañas del Norte de Chiapas y Sistema Volcánico Transversal.

El 20% de los rayos ocurren de nube a tierra.

México ocupa el primer lugar en el mundo con 223 muertes anuales ocasionadas por rayos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

El promedio anual de días con tormentas eléctricas es de 30.

Pero, ¿qué son los rayos?

Los rayos son descargas electrostáticas resultado de las cargas positivas y negativas que se acumulan dentro de una nube de tormenta.

Sus cargas suelen circular entre dos nubes o entre la nube y la tierra, esta última es la más peligrosa porque puede afectar a la población.

Y por si fuera poco, los rayos logran alcanzar temperaturas cercanas a los 30,000 °C en fracción de segundos.

Recomendaciones

En ese sentido, se recomienda la población en general desconectar todos los aparatos eléctricos, cerrar ventanas y cortinas, evitar el contacto con el agua y utilizar teléfonos conectados a la corriente eléctrica en medio de una tormenta.

En tanto, a los constructores, usar pararrayos en edificios y oficinas para evitar daños en aparatos eléctricos.

Finalmente, para quienes se encuentren en un espacio abierto, se recomienda no correr ni acostarse en el piso. Colócate de cuclillas con los pies juntos, la cabeza entre las piernas, cierra los ojos y tápate los oídos.