Sale libre después de 46 años sentenciado a muerte

0
688
Un tribunal japonés ha decidido revisar el caso, al tener nuevas pruebas sobre el asesinato múltiple que se le imputa
Agencias

El exboxeador japonés Iwao Hakamada ha sido liberado después de pasar 46 años en la cárcel condenado a muerte. Hakamada, que se cree que es el hombre que más tiempo ha pasado en el corredor de la muerte, fue condenado en 1968, acusado de un asesinato múltiple.

Horas antes, el Tribunal del distrito de Shizuoka (Japón) anunció que revisaría su caso, al tener en cuenta nuevas pruebas sobre los crímenes que se le imputan. Concretamente, se analizarán las últimas pruebas de ADN presentadas por la defensa del condenado, que considera que pueden demostrar que es inocente del delito, cometido supuestamente cuando tenía 32 años. El juez alegó que sería “injusto” mantener al imputado en prisión, al considerar que “la posibilidad de su inocencia se ha aclarado hasta un grado considerable”.

“Injusto” mantenerle en prisión

El tribunal que le condenó inicialmente consideró probado que en 1966 apuñaló hasta la muerte al dueño de la pequeña fábrica de miso -soja fermentada- donde trabajaba, a su mujer y a sus dos hijos. Posteriormente, la casa de la familia fue incendiada.

Durante el juicio y sus años de prisión, Hakamada siempre se declaró inocente del crimen y varias organizaciones humanitarias denunciaron que la investigación del caso estuvo rodeada de todo tipo de irregularidades. El acusado también aseguró que fue coaccionado por la Policía para firmar una declaración reconociendo la autoría del asesinato.

El Tribunal Supremo de Japón confirmó su sentencia de muerte en 1980, pese a sus alegaciones. Sin embargo, el exboxeador presentó varios recursos hasta que el presidente del tribunal, Hiroaki Murayama, los aceptó y afirmó que las muestras de ropa de la escena del crimen “no eran las del imputado”, abriendo así la posibilidad de que se produjera una manipulación de las pruebas.

 

Problemas mentales

Actualmente Hakamada, de 78 años, padece una enfermedad mental que le impide comprender la situación que está viviendo, hecho que le ha impedido recibir visitas durante los últimos cuatro años. Según uno de sus abogados, cuando se le comunicó que iba a ser liberado “pareció entenderlo, pero no expresó ninguna alegría ante la noticia”.

– See more at: http://www.tabascohoy.com/2/notas/index.php?ID=184314#sthash.pGfEc9L1.dpuf

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here