Señaló que viene al país a limpiar su nombre

0
463

Estados • 11 Junio 2013 – 8:32pm — Ilich Valdes, Adriana Esthela Flores y Rodolfo Montes

El ex mandatario salió ante medios de comunicación y dijo que hará todo lo que sea pertinente para limpiar su nombre, pues “no tiene nada que ocultar”.

Ciudad de México • El ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier, señaló que viene al país porque no tiene por qué huir ante las presuntas acusaciones de desvío de recursos públicos durante su administración.

Luego de llegar, procedente de Miami a la Ciudad de México en el vuelo AMX413, señaló que respeta su palabra de dar la cara y que viene a limpiar su nombre.

“Estoy respetando mi palabra de honor y a hacerme presente. No tengo porque huir”.

Luego de salir de la zona de llegadas internacionales de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), señaló que viene a hacer todas las aclaraciones que lo acusan de supuesto desvío de recursos de 2 mil 900 millones de pesos.

Custodiado por un fuerte dispositivo de seguridad y de su equipo de abogados, el ex gobernador habló cerca de 30 segundos para enfilarse hacia una camioneta blanca que lo sacó de la terminal.

“El día de ayer dije que venía y vengo, para hacer las aclaraciones pertinentes, soy una persona que dio todo lo mejor por tabasco y estoy dispuesto a aclarar todo lo que sea pertinente para limpiar mi nombre”, dijo el químico.

Para avanzar cerca de 20 metros de la zona de llegada a la salida, Andrés Granier, se tardó cerca de 15 minutos y durante su trayecto sufrió una caída.

El vuelo llegó a las 8:13 de la noche, aunque se esperaba que el químico arribara a las 8:30 horas. Un policía resultó lesionado entre los empujones que recibió al custodiar al político a su salida del AICM.

Apretujado y entre empujones

“Di mi palabra y estoy cumpliendo con ella. He vuelto a mi país para limpiar mi honor y mi nombre.”, balbuceó el ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier ante un enjambre de clamaras y micrófonos en el AICM.

Después el químico, enmudeció, ante una lluvia de preguntas que se quedaron en el aire. Apretujado, entre empujones, prácticamente fue llevado al estacionamiento de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional Benito Juárez.

“Me siento mal, por favor…” mascullaba el ex mandatario de los tabasqueños.

En el ojo de un huracán, conformado por periodistas, policías y personal de seguridad del aeropuerto y de un cúmulo de curiosos que pensaban se trataba de un personaje famoso, alguna estrella…

Los macetones fueron cayendo al piso y las preguntas no cejaban:

– ¿Usted se robó el dinero? ¿No le da miedo ir a la cárcel?

Con el rostro enrojecido y con respiración trabajosa de Granier Melo se sumió en un trayecto interminable de la sala de salida al estacionamiento de la estación 2 del aeropuerto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here