Tres jóvenes hondureños con profesión murieron en n el tráiler de la muerte

0
151

Tegucigalpa Honduras
Agencias/60 Minutos

Tenían todo un brillante porvenir por delante y como buenos hijos salieron de su país Honduras en busca del llamado sueño americano y solo encontraron la muerte.
Es la historia de dos hermanos y la novia de uno de ellos que enluta a más y más familias en los países de centroamerica.

Los jóvenes eran estudiados y preparados que en su natal Honduras no tenían trabajo y decidieron viajar a Estados Unidos falleciendo en el tráiler de la muerte abandonado en San Antonio, Texas.
La madre de una de las víctimas dijo entre sollozos “los jóvenes se prepararon, pero nunca tuvieron oportunidad, en ninguna compañía para que les brindaron un trabajo, ellos tenían sueños, era la primera novia de mi hijo”.
Ellos salieron el 4 de junio de este año, informó la madre de los dos hermanos.
“Yo presentí como madre desde que vi la noticia que eran ellos, ya en la tarde me pidieron fotos y si eran mis hijos”.
Alejandro Caballero casi finalizaba su carrera de mercadotecnia y su novia Margie Grajeda era licenciada en economía.
“Eran jóvenes muy queridos por su comunidad, eran personas educadas, amorosos y muy queridos por el pueblo” dijo la madre, señaló además que ella dejó de tener comunicación el sábado por la tarde.
“Yo no pido nada solo que me traigan los cuerpos de mis hijos, cuando ellos salieron de aquí, jamás imaginé que iba a pasar esto”.
Fernando José tenía 19 años, mientras Alejandro Miguel 22, ambos eran hermanos. Margie Tamara tenía 20 y era la esposa de Alejandro Miguel.
Los cuatro migrantes hondureños que fallecieron en el tráiler eran en su mayoría originarios de Las Vegas, Santa Bárbara y miembros de una familia del país centroamericano, indicaron sus familiares.
La otra hondureña que pereció, de acuerdo a las autoridades hondureñas, se trata de Adela Bertulia Ramírez, originaria de Omoa, Cortés.
Los cuatro hondureños salieron del país hace uno 20 días, de acuerdo a información de sus familiares, y habían cruzado la frontera de México a Estados Unidos.
En el tráiler viajaban más de 80 personas, de las cuales fallecieron 53 debido a la falta de aire.
Murieron asfixiados 53 inmigrantes que iban apilados dentro de un camión descubierto el lunes 27 de junio en San Antonio, Texas.
Los migrantes viajaban sin agua ni comida, hacinados en un calor extremo y cubiertos de un condimento para burlar a los perros policía.
El conductor, Homero Zamorano, de 45 años, se quiso hacer pasar como una víctima pero fue arrestado; se informó que se clonaron las placas de otro camión similar para transportar granos.
Casi dos días después de que se descubriera el camión abandonado en San Antonio, Texas, apenas se han hecho públicas las identidades de las víctimas, lo que refleja el reto al que se enfrentan las autoridades para localizar a las personas que cruzan las fronteras de forma clandestina.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here