Dan giro a lucha contra el hambre

0
586

El presidente Enrique Peña Nieto detalló que el programa está dirigido a 7.4 millones de mexicanos vulnerables que padecen pobreza y desnutrición en 400 municipios del país

Georgina Olson/ Enviada

22/01/2013 07:01:37

__22

 

LAS MARGARITAS, Chis. 22 de enero.— El presidente Enrique Peña Nieto firmó el decreto para crear el Sistema Nacional contra el Hambre, en el marco del lanzamiento de la Cruzada Nacional contra el Hambre que, en su primer año, pretende atender a 7.4 millones de mexicanos más vulnerables que padecen pobreza y desnutrición en 400 municipios del país.

En esta localidad chiapaneca, cerca de la cuna del Ejército Zapatista de Liberación Nacional —a un mes de la reaparición del movimiento—, el mandatario dijo que la estrategia implica un giro estructural en el combate a la pobreza en el que intervendrán los tres niveles de gobierno.

“(La cruzada) no es una medida asistencialista, no se trata sólo de repartir alimentos entre quienes carecen de ellos, es una estrategia integral de inclusión y bienestar social. Es un cambio estructural en materia de combate a la pobreza.

Los programas sociales tienen que evolucionar, lograr que a mayor inversión se den mayores resultados”, expuso ante unos diez mil asistentes.

Indicó que la estrategia pretende conjuntar los esfuerzos de la administración pública para asegurar salud, educación, vivienda, una mejor economía y servicios básicos como agua, luz y drenaje.

Ante los gobernadores del país, menos los de Jalisco, Emilio González Márquez, y Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, el Presidente expuso que el principal objetivo es que los beneficiarios de la cruzada se conviertan en sujetos activos, e hizo un llamado para que todos los sectores sociales se sumen a esta tarea.

Unifican plan contra el hambre

El Presidente detalló que el programa está dirigido a 7.4 millones de mexicanos en 400 municipios del país.

La Cruzada Nacional contra el Hambre atacará las causas profundas del hambre en el país, como son las malas condiciones para la producción de alimento, dio a conocer ayer el presidente Enrique Peña Nieto, durante el lanzamiento de la estrategia, a la que asistieron unas 10 mil personas, entre funcionarios e indígenas tojolabales, tzeltales y tzotziles.

“Esta Cruzada, y hay que decirlo de manera subrayada, no es una medida asistencialista, no se trata sólo de repartir alimentos entre quienes carecen de él. Es una estrategia integral de inclusión y bienestar social, es un cambio estructural en materia de combate a la pobreza. Los programas sociales tienen que evolucionar, lograr que a mayor inversión se den mayores resultados”, dijo.

Así lo expuso en Las Margaritas, muy cerca de la cuna del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y a un mes de que dicho movimiento reapareciera en el escenario nacional con la marcha silenciosa en la que participaron miles de indígenas.

En su primer año, la Cruzada contra el Hambre se propone beneficiar a 7.4 millones de mexicanos que viven en 400 municipios. Es la población más vulnerable, la que padece tanto pobreza extrema como carencia alimentaria.

Los municipios se eligieron tomando en cuenta la información del INEGI y el Coneval.

“Se trata de que los esfuerzos se focalicen, se orienten a municipios donde hay carencia extrema y pobreza alimentaria, por eso he firmado el decreto del Sistema Nacional contra el Hambre… México, en pleno siglo XXI… tiene entre su población a millones de mexicanos que atraviesan por la falta de alimentos necesarios”, dijo el mandatario, acompañado por su esposa Angélica Rivera y el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco.

La cruzada estará dirigida por la Secretaría de Desarrollo Social, pero participarán también todas las secretarías y los gobiernos de los estados, se trata de una política de “corresponsabilidad” entre dependencias, dijo el mandatario, y no sólo buscará erradicar el hambre, sino las circunstancias asociadas a ella.

“Es una estrategia donde se conjuntan los esfuerzos de todos los sectores de la administración pública para asegurar salud, educación, vivienda, una mejor economía y servicios básicos, como agua, luz y drenaje, en esas comunidades y colonias de esos 400 municipios, que serán nuestra primera prioridad”, explicó.

Dio a conocer que en el primer año los esfuerzos se concentrarán en esos 400 municipios, y después se extenderán a otras regiones del país. Para combatir la pobreza, comentó, hace falta mayor coordinación entre los gobernadores y presidentes municipales, por lo que en los próximos meses habrá reuniones de ellos con los funcionarios que encabezan la Cruzada.

“Se trata de mover a todo el gobierno federal, estatal, municipal… de mover todos los programas que los gobiernos tienen que mover sus presupuestos para atender a los mexicanos que tienen mayores necesidades”, dijo en el evento al que acudieron todos los gobernadores, a excepción del de Jalisco, el panista Emilio González Márquez y de Guerrero, el perredista Ángel Aguirre Rivero.

Otro componente de la nueva estrategia es que se propone fortalecer las capacidades productivas de las zonas con mayor marginación en el país. Sobre el tema, el presidente Peña Nieto explicó que se buscará “que estén alineados y coordinados” los programas federales, estatales y municipales, dirigidos a apoyar a la población más necesitada de los 400 municipios.

La estrategia tiene un componente de participación comunitaria; en ese sentido, la Sedesol buscará que los beneficiarios sean no sólo sujetos pasivos, que estén atentos a recibir estos apoyos… sino a ser sujetos activos en la transformación positiva de sus familias y sus comunidades”, dijo.

Podrán sumarse a la Cruzada, universitarios, obreros, campesinos y poblados enteros, comentó.

Entre las 10 mil personas que asistieron al evento, había dos jovencitas de la etnia tojolabal, de 16 años, con sus trajes tradicionales: Luz Marina y Laura.

A la una y media de la tarde estaban esperando a que empezara el evento. “Somos del pueblo Nueva Nicaragua… nos trajeron aquí desde las 7 de la mañana junto con otras 25 personas, en un autobús”, expresaron cuando se les preguntó si les habían dado algo de comer. Luz Marina contestó: “No, no hemos desayunado nada, no nos dieron nada de comer”.

Ella y su amiga Laura sólo estudiaron hasta sexto de primaria, aunque les hubiera gustado seguir estudiando. Sus padres no lo permitieron por falta de recursos, sus familias se dedican a producir maíz.

A unas filas, estaba un líder de la etnia tzeltal, Bartolo Hernández Gómez, del ejido de Jerusalén, sobre la Cruzada comentó: “Se necesita que se atienda hasta el último rincón de los estados, allí donde hay un rezago… en mi ejido de Jerusalén lo que urge es que se construya la planta de tratamiento de agua” para incrementar la producción de granos.

Los cinco objetivos

Rosario Robles, titular de Sedesol, explicó los objetivos de la Cruzada: en primera instancia está lograr una meta de “hambre cero” entre las personas que viven en pobreza extrema, eliminar la desnutrición infantil aguda y aumentar los niveles de producción de los pequeños agricultores.

La Cruzada también se propone reducir las pérdidas que se dan después de la cosecha por no contar con los medios adecuados para empaquetar y trasladar la cosecha, así como impulsar la participación comunitaria en la lucha contra el hambre.

“En este muy simbólico municipio de Las Margaritas, su gobierno presenta su compromiso con el programa”, le dijo Robles al jefe del Ejecutivo federal.

Como parte de la conducción del programa, la Sedesol organizará bancos de alimentos y donaciones y creará un “fondo de trabajo solidario” para quienes quieran destinar parte de su tiempo a la Cruzada.

Los funcionarios de Sedesol también trabajarán con especialistas en alimentación y nutrición para que el programa coincida con los objetivos del Programa Hambre Cero, de la ONU.

En el evento, el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, expresó que en el sur del país está el 14 por ciento de la población con mayor carencia alimentaria “tan solo en Chiapas, 30 por ciento de la población no cuenta con los ingresos necesarios para adquirir la canasta básica.

Veracruz se suma a la cruzada

Veracruz respaldará con acciones y políticas públicas la Cruzada Nacional contra el Hambre que puso en marcha el presidente Enrique Peña Nieto, porque “estamos convencidos de que gobernar es promover la justicia social y atender las demandas prioritarias de la población”, expresó el gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Al acompañar al presidente Enrique Peña Nieto en la puesta en marcha de la cruzada que pretende atender a 7.4 millones de mexicanos en pobreza extrema y carencia alimentaria, el jefe del Ejecutivo estatal dijo que Veracruz apoya la iniciativa presidencial para mover y transformar a México, “porque sólo unidos, sumando recursos y esfuerzos, podemos salir adelante y resolver este rezago histórico que la nación enfrenta”.

Aseguró que el gobierno del estado está alineando todas sus políticas públicas en materia social con las del gobierno de la República para atender, desde un solo frente, la marginación; “somos el tercer estado más poblado del país, con más de 22 mil comunidades asentadas en diferentes zonas geográficas, donde la dispersión poblacional es el principal reto que enfrentamos”.

Dijo que en Veracruz sabemos de sumar esfuerzos para conseguir resultados, como se demuestra con la estrategia Adelante, que reúne a 300 programas estatales destinados al desarrollo social, que promueve la corresponsabilidad e involucra a los ciudadanos.

“A través de este programa y sólo durante 2012, invertimos más de 45 mil millones de pesos para elevar la calidad de vida de más de cuatro millones de veracruzanos.”

En materia alimentaria destacó el trabajo que realiza el DIF estatal, a cargo de la señora Karime Macías de Duarte, que atiende diariamente a 326 mil niños con seis programas alimentarios que incluyen desayunos escolares.

Robles asegura que es un plan integral

La Cruzada Nacional contra el Hambre representa un relanzamiento de la política social de este país, enfocada en transformar el entorno en que viven 7.4 millones de mexicanos que padecen hambre y desnutrición, dijo la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles.

En entrevista con Jorge Fernández Menéndez para Grupo Imagen Multimedia comentó que el presidente Enrique Peña Nieto puso en el centro de la agenda nacional el tema para combatir el hambre y la desnutrición de millones de mexicanos, no solamente planteando el tema de la alimentación, sino presentando una estrategia integral que permita cambiar esta situación.

Rosario Robles explicó que la Cruzada Nacional contra el Hambre “tiene diversas estrategias, tiene el componente de la producción de alimentos y el incrementar la producción de alimentos, apoyar a quienes producen estos alimentos, en gran medida pequeños productores y productores campesinos que han sido olvidados durante mucho tiempo y que hoy requieren un respaldo, un apoyo a nivel productivo para poder incrementar su  productividad”.

La titular de la Sedesol, agregó en entrevista que este programa que puso en marcha el presidente Enrique Peña “también incorpora la parte relacionada con el acceso a los alimentos a través de múltiples mecanismos, la generación de mejores ingresos, para las familias para que puedan adquirir esta canasta alimentaria básica, el aspecto con cocinas comunitarias, con comedores populares, a través de las despensas y a través de múltiples mecanismos  de abasto”.

En entrevista para Grupo Imagen Multimedia, Rosario Robles indicó que los objetivos de esta Cruzada son “cero hambre a partir de una alimentación y una nutrición adecuada, la eliminación de la desnutrición infantil, el aumento en la producción de alimentos, la participación comunitaria y la participación social en todos estos programas”.

Ante las críticas de que el programa es asistencialista, reconoció que, aunque “tiene toda esta parte asistencial, en el sentido de llevar alimentos ahí donde la situación es imperiosa y se necesita esta asistencia por parte del gobierno, tiene este otro componente  productivo que también es muy relevante y el más importante del programa, y es generar proyectos productivos, microcréditos, emprendedores, para que sea a través de su propio trabajo como estemos combatiendo el hambre y la desigualdad”.

Comentó que el programa va dirigido a todo el país, desde grandes ciudades hasta municipios. “Unos de carácter rural, muy pobres, dispersos, aislados, y otros, el hambre en las grandes ciudades, como la delegación Iztapalapa  o Gustavo A. Madero, como Ecatepec, como Toluca, como Puebla  que son grandes ciudades, pero también hay personas que viven en condiciones de extrema pobreza.”

Los cinco ejes

La Cruzada Nacional contra el Hambre se implementará bajo cinco principios:

1. Cero hambre. Se buscará la alimentación y nutrición de las personas en situación de pobreza.

2. Eliminación de la desnutrición infantil.

3. Aumento de producción de alimentos y el ingreso económico de los campesinos y pequeños productores.

4. Reducción de las pérdidas post- cosecha y de alimentos durante su almacenamiento, transporte, distribución y comercialización.

5. Impulso a la participación comunitaria y la movilización de la gente para erradicar el hambre.Objetivos

Las acciones del gobierno federal buscarán atender a las personas en pobreza extrema y que además se encuentren en un estado de inseguridad alimentaria.

De acuerdo con los últimos datos disponibles, existen 7 millones 404 mil 177 mexicanos cuya condición es de pobreza extrema y carencia alimentaria severa.

La población potencial de la Cruzada representa 63.2% del total de la población en pobreza extrema del país.

Para la medición de la pobreza, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) se basa en seis carencias sociales:     1. Rezago educativo.    2. Carencia por acceso a servicios de salud.    3. Carencia por acceso a seguridad social.    4. Carencia por acceso a calidad de la vivienda.    5. Carencia por acceso a infraestructura social básica.    6. Carencia por acceso a la alimentación.Perfil

El Índice de Privación Social (IPS) muestra el número de carencias que presenta un individuo.

Si no tiene carencias sociales, su IPS es 0; si tiene una carencia, su IPS es 1; si presenta dos carencias, dos, y así sucesivamente. El IPS tiene valores que van de 0 a 6.

El IPS de la población objetivo de la CNCH tiene un valor mínimo de 3, ya que considera a las personas en pobreza extrema, es decir, aquellas que tienen tres o más carencias sociales y su ingreso se encuentra por debajo de la línea de bienestar mínimo. Por construcción, una de las carencias es la de alimentación.

El 40.6% de la población objetivo (3.0 millones de personas) tiene tres carencias sociales.

El 34.2% de la población objetivo (2.5 millones de personas) presenta cuatro carencias sociales.

El 19.4% de la población objetivo (1.4 millones de personas) tiene cinco carencias sociales.

El 5.8% de la población objetivo (0.4 millones de personas) presenta cuatro carencias sociales.Las necesidades

Dado el carácter integral de intervención de la Cruzada, resulta pertinente identificar cuáles son las carencias sociales que presenta la población potencial.

El 42.4% de la población objetivo presenta rezago educativo (3.1 millones de personas).

50.6% carece de servicios de salud (3.8 millones).

96.9% no tiene acceso a la seguridad social (7.1 millones).

51.1% no tiene niveles de calidad ni espacios en la vivienda (3.8 millones

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here