Las casas de las mentiras

0
698
No hay calidad en las viviendas
Los vecinos solicitan justicia
Los vecinos solicitan justicia
En deplorables condiciones
En deplorables condiciones

Redacción

Cosoleacaque Ver.-

Casas de a mentira, así son llamadas en su mayoría las unidades habitacionales gestionadas mediante El Infonavit.

Un claro ejemplo se vive en el fraccionamiento “Villas del Vergel”, que durante los últimos 3 años atrajo la atención de unas 400 familias que se dicen engañadas mediante una falsa publicidad donde recibieron por oferta, 62 y 106 metros cuadrados de construcción y terreno, 3 recamaras, sala, comedor, patio de lavado, asador turístico, un parque recreativo y los servicios básicos.

A simple vista varios de los compromisos parecían ser verdad, al paso de las semanas inició el tormento ante la ausencia de agua, la constante suspensión de energía eléctrica y el mal estado de las viviendas.

Isela Santiago Torres, es una de las quejosas que manifestó: “se pagó un dinero que son casi 400 mil pesos por un techo que no sirve, tengo como 20 días viviendo en este hogar y existe un escurrimiento de agua dentro de la casa, no estoy dispuesta a pagar por algo que no sirve y de lo cual nadie se hace responsable”.

Entrevistada al respecto, dijo que en un principio pensó era la casa de sus sueños, sin embargo desde el primer día se percató que el hogar no tenía focos, contaba con fallas eléctricas y falta de conexiones.

“Cuando llegas a las oficinas, te ofrecen unas casas maravillosas, pero la realidad es totalmente diferente”, sentenció Santiago Torres, tras afirmar que reciben un descuento semanal de mil pesos por el pago de la defectuosa vivienda con un costo de trescientos 90 mil pesos.

En “Villas del Vergel” asentada en la zona conurbada de Cosoleacaque y Minatitlán, colindante con el poblado de San Pedro Mártir, se sigue viviendo en condiciones denigrantes, reflejado en la falta de servicios como alumbrado y limpia pública, paredes bretadas, calles destrozadas y un reducido espacio donde apenas y entra un comedor, un par de muebles y un refrigerador.

Para las familias, las promesas fueron incumplidas, básicamente han comprado un patrimonio inservible donde las pólizas no tienen validez.

Ary Santos, es otra de las personas que cayó en la falsa publicidad, creyendo que obtendría una vivienda digna para vivir durante los siguientes años, destacando las malas condiciones de las calles y la falta de un sistema de drenaje, esto a un año y tres meses de su estancia en la zona.

“Mi contrato es de trescientos 78 mil pesos a un plazo de 20 años”, aseveró la fuente, añadiendo que: “me ofertaron un espacio digno, principalmente un patio que no existe en nuestro fraccionamiento.

Nosotros ya interpusimos una demanda ante la Procuraduría Federal del Consumidor, nos dijeron que obligarían a la empresa a cumplir con los compromisos porque tenemos un año de garantía, pero hasta ahorita no tenemos gran avance, mi vivienda sigue en malas condiciones”, agregó Ary Santos.

De acuerdo con los documentos mostrados, “Villas del Vergel”, es una creación de la compañía constructora, Recursos de Obras y Materiales S.A de C.V (RAMSA) por sus siglas, siendo alrededor de 500 casas de mala calidad edificadas en una primera etapa.

Los créditos obtenidos mediante bancos o de forma directa con la empresa del trabajador interesado, orillan a las familias a endeudarse durante los próximos 10 0 20 años, haciendo pagos que superan los cuatro mil pesos mensuales, para cubrir en esos años montos superiores a los 300 mil pesos, costos de cada una de las viviendas que a menos de media década de entrar en funciones presentan detalles en su estructura.

Aunque representantes de “Villas del Vergel”, prometen un parque ecológico, vigilancia en todas sus áreas, agua y alumbrado, la realidad es diferente, o al menos así lo describe, Rosa López, otra de las defraudadas.

“Cuando llegas interesado por las casas, lo primero que te dicen es que se cuenta con áreas verdes, espacios dignos para la familia, vigilancia permanente y alumbrado público, pero como pueden ver, todo es una verdadera mentira porque caminamos a oscuras, además que se nos va la luz a cada rato, no tenemos servicios básicos”, añadió en entrevista, Rosa López.

Es así como la empresa RAMSA, sigue fabricando otro tanto de casas en una segunda etapa en ese mismo predio, viviendas que son consideradas como de “juguete”, dado a la serie de deficiencias y lo pequeño de las estructuras realizadas con material de muy baja calidad.

Con base a lo anterior, los vecinos hicieron un llamado a la compañía para tomar carta en el asunto, en lo que exigen la reparación de los daños, el cambio de vivienda o en su defecto la devolución total del efectivo ya entregado a la constructora donde hasta hoy no dan solución.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here