‘Policías’ los secuestran; ahora están muertos

0
778

14147646616

Matamoros, Tamps.- Pedro Alvarado tuvo que enfrentar una situación que lo tuvo 15 días en suspenso: el paradero de sus tres hijos, ahora se encontraba en la plancha del Servicio Médico Forense (Semefo) de Matamoros, Tamaulipas, en espera de identificarlos.

Erica, Alex y José Ángel Alvarado Rivera, de 26, 22 y 21 años respectivamente, salieron de su natal Progreso, Texas, comunidad colindante con Nuevo Progreso, Tamaulipas, para ver a su padre de este lado de la frontera.

Esto les costó la vida. Su caso significa un nuevo conflicto bilateral, a raíz de los altos índices de criminalidad en el estado.

El Control es un poblado perteneciente a Matamoros, donde reside Pedro, allí recibió a sus tres hijos el 12 de octubre. Habían llegado en un Jeep Cherokee, color negro, propiedad de la hermana mayor.

Ella también aprovecharía para visitar a su novio, José Guadalupe Castañeda, de 32 años.

La mañana siguiente acordaron reunirse un restaurante carretero, desde donde partirían de regreso a Progreso. Alex y José se habían quedado con la camioneta.

Según testigos que dieron datos a la madre de los ahora fallecidos, Raquel Alvarado, cuando sus dos hijos varones llegaron al sitio, vieron que presuntos oficiales golpeaban y empujaban a su hermana y al novio de ésta.

Nada pudieron hacer para defenderla, al contrario también se convirtieron en víctimas.

Los individuos se habrían identificado como elementos del Grupo Hércules, el equipo especial del municipio de Matamoros, creado recientemente por la alcaldesa Leticia Salazar.

“También me dijeron allí había policías federales, pero que nadie hizo nada”, expresó Raquel a una agencia estadounidense.

La mañana del 13 de octubre los tres jóvenes texanos, así como José, desaparecieron y comenzó una batalla de la familia para exigir respuestas por parte de las autoridades tamaulipecas.

La madre presentó una denuncia ante el Departamento de la Policía de Progreso, Texas, que tuvo eco ante la Procuraduría General del Estado de Tamaulipas.

Finalmente la noticia que no esperaba Pedro y Leticia llegó, autoridades localizaron cuatro cuerpos cerca de El Control, en avanzado estado de descomposición.

Sólo era cuestión de tiempo para que el padre confirmara que se trataba de sus hijos, aunque los resultados de ADN debían esperar 38 horas.

Investigan a oficiales

La Procuraduría tamaulipeca informó que se inició una investigación en contra de nueve agentes del grupo táctico Hércules, por la desaparición y homicidio de cuatro jóvenes, tres de ellos los estadounidenses.

El procurador Ismael Quintanilla Acosta, dijo que los elementos estatales asignados al Municipio, comparecerían ante el Ministerio Público en calidad de testigos.

“Se dio la instrucción al agente del Ministerio Público para que continúen las investigaciones, se cite al que se tenga que citar, se llame a declarar a quien corresponda, ahondar hasta encontrar a los responsables y consignarlos ante las autoridades judiciales correspondientes”, precisó.

Indicó que otros elementos también podrían ser citados a comparecer en los próximos días.

En tanto, reiteró que aunque Pedro Alvarado reconoció los cuerpos como los de sus hijos, al igual la madre de José Guadalupe Castañeda, no será hasta tener los resultados de ADN cuando se corrobore la identidad.

Vidas cortadas

“Eran buenos chicos”, dijo una tía, Nohemí González, mientras la familia aguardaba una confirmación oficial. “No sé por qué les hicieron eso”.

Los tres hermanos Alvarado compartían con su madre una modesta casa de ladrillos en una calle tranquila de Progreso.

Erica, además de ser madre de cuatro, en un mes se recibiría como asistente de enfermería.

Los hermanos José Ángel y Alex deberían estar ahora en Missouri. Hace más de una semana debieron haber comenzado su peregrinaje anual como trabajadores agrícolas.

La ropa y tatuajes ayudaron a identificarlos, señaló la PGJE. Ahora van por los culpables.

Estuvo callada

Jorge Valdez Vargas, diputado local, arremetió contra la Alcaldesa de Matamoros, a quien acusó de omisión por haber callado ante los hechos por más de dos semanas.

“Ella debió haber hecho un llamado a todas las autoridades de todos los niveles para ver esta situación de estos tres jóvenes”, dijo.

“Lo lamentable es que la Alcaldesa nunca dio una explicación de estos acontecimientos”.

Lo mismo hizo Raquel Alvarado, al expresar su molestia por el silencio de la Alcaldesa, señalándola de responsable de crear al Grupo Hércules y ahora de la muerte de sus hijos.

CON INFORMACIÓN DEL ZÓCALO DE SALTILLO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here