Solo dos elementos han sido apartados de sus cargos en el caso Samuel Cansigno Salaya

0
578

El primer comandante y la radio operadora se mantienen fuera de los puestos que ocupaban tras el proceso de investigación, el uniformado que estaba de guardia únicamente fue enviado a la cabecera municipal

60minutos.digital

El caso Samuel Cansigno Salaya, ha ocasionado serios problemas a la actual administración que encabeza Omar Ricardez Chong; su extraña muerte en el interior de la cárcel preventiva  que hasta hoy aun es un misterio; hasta el momento mantiene suspendido de su cargo  a quien fungiera como  primer comandante José Carlos Martínez Torres y a la radio operadora Brenda Luis Gómez mientras se continua con el proceso de investigación.

Este hecho que estremeció a la sociedad y generó gran revuelo, dio lugar para que los familiares y amigos del occiso realizaran una marcha y un plantón, bloqueando la carretera principal por más de tres horas ya que no confían en la transparencia del presidente municipal Omar Ricardez Chong pidiendo intervinieran autoridades del estado.

En esta manifestación  exigieron a las autoridades municipales la rápida destitución de quien tuviera a su cargo la dirección de seguridad pública Pablo Atilano Núñez, así como la del primer comandante, y en general de toda la guardia que laboró el día de la detención y muerte del joven.

La madre del finado,  Aurelia Salaya Barahona, también pidió la intervención de autoridades del gobierno del estado y del diputado local por el distrito XXX Renato Tronco Gómez, con el fin de agilizar las investigaciones y aclarar a que se debió del deseo de su consanguíneo, ya que por sus declaraciones existen muchas irregularidades en el caso.

En información recaba por este medio de comunicación, el elemento que estaba de guardia la noche del pasado viernes 7 de marzo, día en el que se suscitó el caso; José Jiménez Gómez, únicamente fue removido de su puesto en esta villa siendo llevado a la cabecera municipal en donde continua laborando.

Se ha dado a conocer que son aproximadamente 8 elementos de quienes rodarán sus cabezas, siendo dados de baja de manera mesurada, ya que será en cantidades de dos uniformados que irán abandonando la corporación.

Mientras las investigaciones continúan su curso, aún se desconoce la responsabilidad que pudieran tener los uniformados y en este caso si pudieran ser castigados con cárcel; lo cierto es que los familiares y amigos del joven han exigido queden fuera de sus labores al ser considerados negligentes y representar peligro para toda la sociedad.

Lo que si es cierto es que desde el momento que el joven supuestamente se quitó la vida ya hay responsabilidad jurídica para todos ellos incluyendo al Director Pablo Atilano Núñez.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here