Compañias contrataran con otras condiciones a petroleros

0
933

TOMADO DEL REFORMA

Orizaba, Ver.- La cancelación de 10 mil 553 plazas en Petróleos Mexicanos (Pemex) es apenas el inicio del despido de todos los trabajadores y empleados, tanto sindicalizados como de confianza; la empresa deberá liquidar, antes de fin de año, el contrato colectivo de trabajo para que las nuevas petroleras los recontraten “pero con nuevas condiciones laborales”; Carlos Romero Deschamps, todavía dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) “es cómplice del desmantelamiento de la empresa”.

En entrevista, Raúl Bestard, secretario ejecutivo del Sindicato Nacional de Trabajadores de las Empresas Productivas del Estado, Petróleos Mexicanos, Subsidiarias y Filiales, revela cómo el gobierno federal opera el desmantelamiento del personal de Petróleos Mexicanos, “es una estrategia que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) junto con la Secretaría del Trabajo pusieron andar para no liquidar como debiera de ser el contrato colectivo de trabajo de Pemex”.

El adelgazamiento de la plantilla laboral de Petróleos Mexicanos, afirma, tiene diferentes vertientes, una es lo que llaman cancelación de plazas, pero además se intensificó el programa de jubilaciones anticipadas y un nuevo esquema para los trabajadores con apenas 15 años de antigüedad. Es una estrategia en la que Carlos Romero Deschamps tiene una gran complicidad y no se duda que el secretario del Trabajo, Carlos Navarrete, tenga conocimiento.

El objeto de esta estrategia, “es pulverizar el valor real del contrato colectivo de trabajo, para que no sea oneroso para la empresa, porque la reforma energética desconoce el contrato colectivo de trabajo y ahora la empresa en vez de liquidar a cada uno de los trabajadores con lo que les corresponde, prefiere liquidarlo con una estrategia de reacomodo o bien con los esquemas de jubilación”.

Esto se resume en lo siguiente, dice, “Pemex va a liquidar a todos su trabajadores, confianza y sindicalizados, para con ello terminar el contrato colectivo de trabajo y que las nuevas empresas petroleras tengan libertad de contratar a quienes consideren aptos. Se va a limpiar el camino a las nuevas empresas petroleras”.

Ahora el problema es para Romero Deschamps, debido a que él mismo solapó esta estrategia de desmantelamiento de la empresa, señala, “legalmente la empresa tiene razón porque al desaparecer Pemex como empresa paraestatal, el contrato colectivo de trabajo deja de surtir efecto, pero debe liquidar conforme a la ley a sus trabajadores y no como lo está haciendo, con una estrategia que en efecto la desvincula pero que afecta a los trabajadores de la empresa así como a terceros”.

La plantilla actual de trabajadores sindicalizados en Pemex es del orden de los 80 mil trabajadores y de confianza alrededor de 50 mil, “a todos ellos se les van a ofrecer esas estrategias que ya se están aplicando, cancelación de sus puestos de trabajo, adelanto de sus jubilaciones con dos esquemas diferentes y en algunos casos, las empresas que van a entrar a explotar el recursos los pudieran contratar pero con esquemas y condiciones laborales muy diferentes a las que actualmente se tienen; empresas como Petrobras, Oilandgas entre otras los pudieran contratar, pero insisto con diferentes condiciones laborales”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here