Giran orden de aprehensión contra el exsacerdote pederasta Eduardo Córdova

0
443

México, D.F., (apro).- La Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí giró una orden de aprehensión contra el exsacerdote Eduardo Córdova Bautista, quien fue denunciado penalmente por drogar y violar a niños y adolescentes durante más de 30 años.

El procurador estatal Miguel Ángel García Covarrubias señaló que siguen sin conocer el paradero de Córdova, y adelantó que podría solicitar el apoyo de la Interpol para ubicarlo.

“Estoy investigando el paradero y recurriré a todas las entidades de la República para su localización y, si es necesario, a la alerta roja para que la Interpol nos apoye”, dijo García Covarrubias.

La orden de aprehensión se emitió después de varias semanas de haberse interpuesto las denuncias contra Córdova, tanto por parte de las víctimas como de la propia arquidiócesis de San Luis Potosí, ya que las mismas autoridades eclesiásticas investigaron por su cuenta al sacerdote y lo hallaron culpable de cometer actos de pederastia.

Antes de denunciarlo penalmente, la arquidiócesis le retiró el ministerio sacerdotal a quien fuera párroco del templo de Nuestra Señora de la Anunciación.

El castigo contra el sacerdote pederasta no requirió la aprobación del Papa Francisco, pues se trata de una “sanción ex officio”, producto de un proceso administrativo que no requiere la intervención papal.

El pasado 23 de abril la Arquidiócesis de San Luis Potosí impuso a Córdova Mendoza la suspensión de sus funciones y atribuciones ministeriales, a instancias del propio Vaticano.

Dicha suspensión, que trascendió a finales de mayo, no fue más que una medida cautelar –impuesta porque las acusaciones contra el clérigo tenían fuertes indicios de verosimilitud– aplicada por los tribunales de la Santa Sede mientras concluía el procedimiento.

La conclusión del proceso contra el inculpado se dio pocos días después de la visita “ad limina apostolorum” que los obispos mexicanos realizaron a Roma y en cuyo último grupo estuvo justamente Cabrero Romero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here